miércoles, 25 de julio de 2007

La carta bajo la manga

¿complicado con la formulación de su proyecto? Como último recurso .....recurra al sentido común...a veces resulta.

3 comentarios:

Javier dijo...

¿con qué ropa si es el menos común de los sentidos de los economistas?

Christian Andrada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Christian Andrada dijo...

Supongo que por no ser economista tengo cierta ventaja...el olfato o intuición es mi norma; y creo, que dicho olfato alimentado por la convicción es el que hace optar y decidir por lo que se supone es lo adecuado.