miércoles, 29 de agosto de 2007

Ser consecuente, aunque cueste

"Hay gente que va a la Iglesia a rezar para que llueva....y no lleva paraguas".
El evaluador, si no cree que es viable el proyecto en las primeras etapas de su estudio, debe ser honesto y proponer la suspensión del trabajo, aún a costa de recibir menos honorarios de los pactados. De igual manera, si uno no cree en el proyecto que quieren encargarle evaluar, no debe aceptarlo. El mejor estudio de proyectos lo hace el evaluador que tiene fe en el proyecto.

6 comentarios:

saul dijo...

Me parece muy acertado su consejo profesor.
Sobre la entrada anterior del tema de la educación solo quería comentar que un país que no promueve la educación es un país que no promueve el desarrollo tanto social como económico de su población, un proyecto puede enmarcarse como una herramienta de una política de desarrollo regional, sin embargo si la población no esta capacitada (capacitación que esta relacionada con la educación) para participar en el proyecto los resultados no serán los esperados, y por lo tanto la política no será efectiva. Nuestros gobernantes deben oír la voz tanto de académicos, organismos internacionales (puede verse por ejemplo los informes de la OCDE en cuanto a educación y su impacto en el desarrollo de los países en vías de desarrollo) y de la población que necesita educación como elemento clave de superación de la pobreza en que vive la mayor parte de los de ella (en mi país se habla de 53% de la población que vive en pobreza y de un promedio de años en la escuela de 7.1). Saludos profesor!

Nassir Sapag Chain dijo...

Opiniones como la tuya, Saúl son las que nos hacen ver con un poco más de optimismo el futuro. Es cada día más difícil ver jóvenes como tú preocupados de estos temas. Te felicito y animo a no abandonar "la cruzada"

Karlita dijo...

Es claro que llevar paraguas es clave para recibir de buena manera el agua que cae... por otro lado tambien creo que la cultura es un factor preponderante en la buena utilizacion de las herramientas, sin el deseo conciente y fervoroso de cambiar, de dar el salto, ni el mayor acervo cultural puede lograr un cambio, la idiosincracia está implícita... Sin ambargo el atreverse es un valor de pocos, y la valentía para asumir cuando se ha cometido un error es otro aún más escaso. La evaluación de proyectos es una tarea diaria, un apostolado de quienes, como usted, son capaces de llevarlo a un ambiente un tanto más tangible...
Cordiales saludos para usted.

Nassir Sapag Chain dijo...

Tienes toda la razón Karlita. Es más, el origen y justificación del estudio de proyectos es ustamente para respaldar a quienes se atreven, más que a enfrentar el cambio, a ser artífices del mismo.

Cristobal dijo...

Mis disculpas por no opinar acerca del tema....profesor Nassir Sapag me gustaria dejarle un saludo grato. Soy alumno de Contador Publico y Auditor, de la Usach (III año). Empece ha realizar ayudantias de finanzas y la profesora de la catedra me enseño unos libros suyos, desde ahi creo que ya los he revisado casi todos. Me han inspirado para estudiar la Evaluacion de Proyectos. Gracias por compartir sus conocimientos.
Saludos cordiales
Mis disculpas por no opinar del tema, primera vez que visito el BloG
Gracias

Nassir Sapag Chain dijo...

Hola Cristobal...nada que disculpar. Yo te agrasdezco la gentileza de saludarme y visitar este blog que, espero, les sea de utilidad.
Un abrazo