martes, 18 de septiembre de 2007

Corregir errores

Una mujer joven que acababa de enviudar pidió que en la lápida de su esposo escribieran: "Mi pena es más grande de lo que puedo soportar", y pusieran más abajo su nombre completo. Al cabo de unos meses regresa donde el grabador de lápidas y le pide que agregue, al final de la frase, la palabra "sola". Al poco tiempo se casó de nuevo.
Si después de terminado, facturado y cobrado un estudio de viabilidad nos damos cuenta que cometimos un error, tenemos la obligación moral de volver donde el inversionista con los nuevos datos rectificados.

4 comentarios:

Fernando Romero dijo...

Mi estimado Nassir

Quisiera extender un poco más tu idea principal. El ejemplo que expones sobre la responsabilidad moral es clarísimo. Lo apoyo y creo que la obligación moral va más allá del reconocimiento de nuestros errores.

El ejemplo que se me vino a la mento es este: digamos que una firma de auditores externos emite su opinión el 31 de diciembre, un informe limpio, sin salvedades. El 1 de enero un incendio fortuito destruye la bodega junto con toda la mercadería. La firma de auditores externos queda libre de toda responsabilidad legal porque el evento ocurrió después de la entrega de la opinión. Sin embargo, sería muy profesional y moralmente correcto el que la firma se haga presente donde su cliente para evaluar los daños y luego emita un alcance a su opinión.

Creo firmemente que todo profesional debería siempre contar com dos armas muy poderosas: una es el sentido común. La otra es la moral.

Un abrazo.
Fernando Romero M.

Nassir Sapag Chain dijo...

Estimado Fernando. No estoy seguro de que sea correcto lo que tu dices. Yo planteo corregir algo mal hecho, incluso después de terminado el contrato.
Tu propones hacer un nuevo trabajo para el que no fuiste contratado.
Es para pensarlo.

Fernando Romero dijo...

Claro. Lo que yo propongo es hacer un nuevo trabajo para el que no he sido contratado... pero en base a un trabajo anterior para el cual sí fui contratado pero que se arruinó, pero no por culpa mía. Y es justo aquel trabajo anterior el que causa el nacimiento de una obligación moral.

Como mencioné, quería complementar la idea. Sea que tengamos o no cierta culpa técnica al efectuar nuestro trabajo, lo importantes es saber reconocer una obligación moral cuando ésta existe y no esquivarla, mas bien responder y actuar de la manera apropiada.

Nassir, estás en lo correcto sin duda. Pero yo también lo estoy, jejeje.

Nassir Sapag Chain dijo...

Conociéndote, tu y yo seguro lo haríamos, pero pienso que la mayoría no se considerara moralmente obligado.