lunes, 10 de septiembre de 2007

La emocionalidad del consumidor

La dominancia de una de las partes no es muchas veces considerada en la implementación y operación de un proyecto. Al hombre, aunque le gusta que le recomienden acerca del vestuario y prefiere una vendedora mujer, si va acompañado de su esposa querrá un momento a solas para escuchar su opinión sin "afectar" su imagen de dominante frente al vendedor. Por eso, un buen vendedor sabe en qué momento debe dejarlos un instante a solas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi estimado Nassir:

Qué puedo decirte...advierto cierta compulsión y/o tendencia a estereotipar al género masculino con aquello de "Al hombre, aunque le gusta que le recomienden acerca del vestuario y prefiere una vendedora mujer..."

Debo decirte que no es mi caso...por ejemplo, si deseo comprar una corbata preferiré que me atienda alguien que no sólo sepa de corbatas sino que opine con propiedad de las mismas, y ese alguien no es precisamente una mujer.
Como seguramente le ocurrirá a las mujeres cuando compran ropa interior...dudo que les gustaría que alguien como tú se las vendiese (sin ofender, ninguna apelación personal).

Ahora bien, con respecto a la dominancia del género sobre la implementación del proyecto me parece que eso es absolutamente asexuado...y más aún, creo que es directamente proporcional a los conocimientos y competencias que se tengan sobre cada una o todas las partes del proyecto.

Por último...no dejes sesgar tus posteos por tu contrato nupcial.

Diligentemente

Christian Andrada

P.S.:Luego de reflexionar sesudamente...el Blog es tuyo y puedes postear lo que se te antoje...

Fernando Romero dijo...

Siendo muy analítico al momento de leer este artículo, llego a las siguientes conclusiones:

En primer lugar, creo que el profesor no estaba señalando al GÉNERO como el factor clave de dominancia... incluso creo que la idea no era identificar algún factor clave. Lo cierto es que el profesor siempre utiliza ejemplos bastante ocurridos (caso de la minifalda, por ejemplo) pero de muy fácil interpretación y captación para sus receptores. Así se logra el objetivo principal de Nassir y de todos aquellos a quienes nos apasiona la cátedra, esto es que nuestros estudiantes aprendan y sepan más (y en el caso de la evaluación de proyectos, sepan 'hacer más').

En segundo lugar, estoy muy de acuerdo que la dominancia está directamente relacionada al nivel de conocimientos, pero a veces existen otros factores que lamentablemente logran predominar sobre el conocimiento. Uno de ellos podría ser el género. Pero otro más común suele ser el nivel de aportación de capital. Quien va a aportar más capital tiene mayor poder de decisión (dominancia). Puede que el evaluador sepa más de finanzas que el inversionista, pero al final de cuentas es él quien tomará la decisión final y no el evaluador.

Creo que por ahí iba la idea del profesor. Y a decir verdad, yo personalmente no he considerado ese factor en mis proyectos y sé que no lo voy a hacer. Por qué? Porque creo que el proyecto debería formularse en condiciones óptimas. En valoración (mi área), si la empresa está enferma, primero se la cura y después se la valora para que el valor de las acciones sea el mayor posible. Yo no haría nunca un proyecto 'enfermo' o con distorsiones provenientes de la dominancia. Yo formulo el proyecto en condiciones óptimas y allá el inversionista si no quiere hacer caso a mis recomendaciones. Ese ya no es mi problema.

Siempre pongo en mis proyectos algo como: "si el crecimiento en ventas cae por debajo del breakpoint o simplemente no puede cubrir sus costos fijos, mejor retírese". Si el inversionista no me hace caso (alegando que él tiene más capital para salvaguardar el proyecto), qué puedo hacer yo si no me hace caso?.

Por último... si vemos al matrimonio como un simple 'contrato', creo que estaríamos destruyendo el pilar fundamental de la sociedad humana (y estoy seguro que esa no es la intención del autor, así como tampoco creo que sea intención del profesor la discriminación de alguno de los géneros).

Atentamente,
Fernando Romero M.

Nassir Sapag Chain dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nassir Sapag Chain dijo...

Estimado Fernando. Agradezco tu clarísima exposición. Te cuento que Christian es un excelente amigo....pero no sabe comportarse como un caballero con su esposa y pedirle, aunque sea por cariño, su opinión en ésta y otras cosas....
Él se refiere a mi contrato nupcial porque sabe que estuve 11 años de novio (desde los 14 años) y llevo 32 felizmente casado...lo que le debe dar una inmensa envidia.
Además, su respuesta sólo deja de manifiesto un deseo de mostrar su machismo, pero lo confirmaré cuando vea cómo se comporta delante de su señora Carol....
Gracias a los dos...me entretuve incluso haciendo este comentario.