domingo, 20 de enero de 2008

La opción de arrepentirse

Cuando un avión ha despegado y empiezan a repartir aperitivos a los pasajeros, un gallego acepta una copa de vino, pero su vecino, un abstemio empedernido, contesta de mala manera:
- "Prefiero ser secuestrado y violado salvajemente por una docena de mujeres antes que una gota de alcohol toque mis labios"
El gallego, sorprendido, le devuelve la copa sin probar a la azafata y le dice:
- Yo también quiero eso....no sabía que se podía elegir"

Un inversionista puede darle más o menos valor que el propio evaluador a la opción de salirse del negocio si los resultados, siempre inciertos, son menores a los esperados. Mientras mayor sea la volatilidad o incertidumbre, mayor será el interés por tener una opción.
La aplicación de modelos de valoración de opciones, como complemento al VAN para apoyar la toma de una decisión, se fundamenta en que el VAN ignora la irreversibilidad de una inversión. Por ejemplo, si el transporte de mercadería dentro de una empresa se hace con un vehículo común, el VAN ($100) es menor a si se hace instalando una correa transportadora ($140). Sin embargo, si las cosas no resultan bien, es más fácil la venta del vehículo que la de la correa para recuperar parte de lo invertido. Nuestra obligación es calcular el costo de la opción de abandono más flexible (el vehículo), lo que equivale exactamente a la diferencia entre los VAN, es decir, $40.

9 comentarios:

Fernando Romero dijo...

Mi estimado Nassir

Te comento que ya estoy terminando la estructuración de la propuesta del proyecto universitario del cual te informé hace poco, para presentarla a las autoridades públicas correspondientes y obtener los permisos respectivos.

Si bien en los requerimientos legales no se exige la demostración de la rentabilidad del proyecto (aunque sí se exige un presupuesto detallado de ingresos y gastos, así como de un flujo de tesorería proyectado a 5 años), como en estos momentos en mi país se vive una alta incertidumbre política, estaba pensando justamente utilizar las opciones reales para medir los efectos de la opción de aplazamiento, en caso de no contar con los fondos suficientes o que se nos nieguen los permisos de funcionamiento (aunque ambos los veo muy poco probables, pero quién sabe...)

Lo cierto es que, complementando a tus ideas, si queremos evaluar una opción por uno o dos periodos de tiempo, podríamos usar los árboles binomiales. Pero, si queremos ir más allá en nuestros horizontes de planeación, sí sería más conveniente usar el método de Black & Scholes; de otro modo nos verísmos expuestos a abrir muchos árboles para más de dos resultados: uno de éxito y otro de fracaso.

Un abrazo
Fernando Romero M.

PD: Sí te puedo decir (o talvez recordarte) que yo también soy un Testigo de Jehová... personalmente yo no me ofendo con el ejemplo, pero aclaro que hay ciertas cosas de nosotros que son malinterpretadas. En todo caso, deberías informarte mejor al respecto. Reitero mi gran estima hacia ti...

Nassir Sapag Chain dijo...

Perdona Fernando. No lo pensé antes, pero se corrigió. Agradecido. Nassir

Héctor Mario Rodríguez Pérez dijo...

Estimado:

El VAN es una herramienta muy util para definir si nuestro proyecto es rentable y conviene hacer la inversión o si no lo es, y desechar la propuesta. El criterio de uso, no nos da mucha información y se limita a un "sí" o a un "no", cosa que las opciones reales, nos abre un nuevo horizonte de aplicación, dandole un VALOR AGREGADO a nuestras evaluaciones, teniendo estimaciones más "REALES" y con un mayor grado de certeza. Un ejemplo en contraste con el uso SOLO DEL VAN con la TIR (como criterio de evaluación), es que las OPCIONES REALES nos dan la alternativa de SABER "CUANDO INVERTIR O SI POSTERGAMOS LA INVERSIÓN UN TIEMPO MÁS" o "DECISIONES DE DEJAR UN NEGOCIO SI VA MAL" cosa que el VAN no nos indica,(Directamente) y que el uso de esta información es de verdadera importancia al momento de tomar una decisión, así podemos tener un mayor grado de certeza, con ello reduciendo el riesgo (otorgado por la incertidumbre) de la decisión en sí. Un complemento UTIL y de mucha información que nos pueden MOSTRAR las "opciones reales" en el momento de APLICARLAS en una EVALUACIÓN DE UN PROYECTO DE INVERSIÓN.

Mis saludos profesor.

Héctor.

Fernando Romero dijo...

No te preocupes, mi estimao amigo. Me alegra ver que lo corregiste... como todo buen evaluador de proyectos lo haría!!!

Nassir Sapag Chain dijo...

Cierto Héctor, pero lamentablemente vemos que en la mayoría de los cursos se sigue con el esquema de la Ingeniería Económica. Espero que con gente con tu claridad ayudemos a trabajar un poco más para obtener mejor información. Un abrazo.

Nassir Sapag Chain dijo...

Fernando....es que hice uso de mi "opción de arrepentirme". Un abrazo

Oscar CARDENAS M. dijo...

Un saludo afectuoso de mi parte.
la estructura de un proyecto es tan rígida como el evaluador lo quiera hacer y si menos recursos de evaluación se tiene más se es dependientes de estos indicadores "como en VAN" por ejemplo.
la idea no es atrapar por todos los medios un inversionista, si no, el lograr el sintonizar una buena idea con un buen desarrollo del proyecto y logra plasmar sobre todos las bondades en un buen texto para lograr con esta historia como lo he comentado anteriormente encantar al inversionisna sin recurrir al engaño o falsas especulaciones,
Es por ello que las herramientas tradicionales como el VAN en algunos casos no lo es todo y son externalidades las que toman fuerza en muchos de los casos.
Intentemos entonces que el inversionista crea en nuestras apreciaciones y bondades del plan de negocio, logrando con esto despejar situaciones negativas para la implementacion del mismo, recordadndo que lo peor es no hacer nada y lo menos malo es que el proyecto sirvirá como base para otro que sí tendría resultados positivos.
Atte
Oscar CARDENAS M.

Nassir Sapag Chain dijo...

Cierto Oscar y agrega además que muchas veces el empresario valorará más que lo ayuden a evitar hacer un mal negocio a que le confirmen la ideal que él "ya sabía que era rentable". También concuerdo en que a veces variables no económicas, como la vida del ser humano, son más importantes al momento de decidir.

juomar dijo...

Hola Profesor.
Leyendo los comentarios que se hacen respecto al uso del VAN creo que el uso de "Evaluación de decisiones estratégicas", como la explica Patricio del Sol en su libro adquiere importancia. ¿O existe otro método que se pueda complementar con la evaluación tradicional?

Juan Quiroz