sábado, 26 de enero de 2008

Oración

"La opinión nuestra de cada día dánosla hoy y perdonanos la de ayer".
La caída del tipo de cambio en Chile ha generado interesantes opiiones, especialmente del grupo que solicita la intervención de las autoridades para detenerla, basándose en que perderemos competitividad en los mercados mundiales, lo cual es cierto.También es verdadero que ello hará cerrar a muchos exportadores, con el consiguiente desempleo que ello conlleva. También lo es que cerrar mercados que tanto costó abrir requerirá un gran esfuerzo futuro para recuperar el posicionamiento que en algún momento tuvieron nuestros productos en el extranjero.Sin embargo, un tipo de cambio bajo permite a los consumidores acceder a productos que en otro tiempo era impensado, los hospitales obtienen insumos médicos más baratos y también es cierto que se fortalece el empleo en el sector importador. Lo peor es defender dogmáticamente una u otra posición, cómo esos que antes señalaban que el boom de las exportaciones favorecía a un pequeño grupo de empresarios que, con grandes flotas, obtenían recursos marinos de todos los chilenos para beneficio de unos pocos que disponían de la tecnología y recursos para explotarlos industrialmente, mientras los pequeños pescadores veían cada día más disminuida su riqueza, y que hoy “advierten” de los peligros de que el sector de pequeñas empresas que se atrevieron a incursionar en los mercados externos son hoy los que primero asumirán los costos de este tipo de cambio bajo. Y a lo mejor tienen razón. ¿Pero se ha considerado que hoy tenemos la oportunidad para hacer inversiones en bienes de capital para mejorar la competitividad futura? ¿Se ha valorado el beneficio del acceso a vehículos, computadores y otros bienes por parte de una parte importante de la población? ¿Se ha calculado que traer expertos internacionales que eleven el capital intelectual chileno hoy es más fácil? ¿O que las universidades con el mismo presupuesto de antes pueden enviar a más jóvenes a doctorarse al extranjero? Quizás nos encontremos con que estos beneficios son menores a los que permite un tipo de cambio más alto, pero mientras los expertos no cuantifiquen y proyecten éstos para ambos escenarios, el empresario debe seguir jugando con las reglas actuales del mercado.
Esta discusión me recuerda a la que se produjo cuando se analizó reducir los aranceles, donde se argumentaba que sólo iba a perjudicar al sector industrial nacional (muchos de los cuales hicieron su riqueza gracias a una economía sobreprotegida, con productos de pésima calidad y sin competencia). Si creemos en un modelo, ningún verdadero emprendedor lo aplaudirá cuando sirve a sus intereses personales ni a pedir su cambio cuando no sirve a ellos. Para invertir, sólo requiere reglas del juego claras y estables.

2 comentarios:

Héctor Mario Rodríguez Pérez dijo...

Estimado Don Nassir:

Hace unos pocos días en mi BLOG toque este tema (no se si ha tenido la oportunidad de leerlo), de las concecuencias de que una potencia MUNDIAL como lo es EEUU caíga en una recesión y las concecuencias y el efecto domino que se presenta en el MUNDO debido a este acontecimiento. Es cierto que nos hacemos POCO competitivos SOLO por tipo de cambio, pero hay muchas personas que no entienden el PORQUE de esta situación que aprovechando esta oportunidad, me gustaría ejemplificarlo para que quedase más claro:

Imaginemos lo siguiente:

"Que somos exportadores de TELEVISORES hechos en CHILE y que en el año 2002, tenemos un tipo de cambio de 700 pesos por Dólar, y que nuestros televisores cuestan 15.000 pesos, que traducido en dólares son 21,4US$.(en ese año)

Ahora bien, imaginemos que se mismo televisor al mismo precio, pero ahora en el año 2006 donde el precio del dolar fué de 520 pesos por dólar. Es decir el mismo Televisor cuesta ahora traducido en dólares, 28,8 US$."

En el Año 2002, al a ver un dólar ALTO cuando exportabamos con MENOS dólares nuestros CLIENTES EXTRANJEROS compraban nuestros TV, es decir a solo 21.4 US$, al haber un depreciado peso enfrente al dólar. Pero el Año 2006 con un precio del DOLAR de 520, nuestros CLIENTES necesitaban MAS DOLARES, es decir 28.8 US$ para comprar el mismo bien, por lo cual encarece nuestro producto, lo cual hace que nuestros CLIENTES busquen otra alternativa más barata, y si la encuentran deciden no comprarnos a nosotros. Y nos sacan del mercado SOLO por tipo de cambio. Y por eso en un ejemplo simple podemos ejemplificar como nos "hacemos menos competitivos".

Me permití aprovechar esta oportunidad para citar este ejemplo. Pero este "PROBLEMA" de tipo de cambio, tiene un COSTO DE OPORTUNIDAD respecto a las IMPORTACIONES, que como usted bien dice, nos permite PROVEERNOS de mejores implementos o mejores tecnologias que en un futuro, nos hagan competitivos como país, luego que pase esta Volatilidad, que actualmente afecta a las economias mundiales.

Mis saludos profesor.

Héctor.

Nassir Sapag dijo...

Gracias Héctor.
Tienes razón y ello reafirma que en un escenario donde el factor de incertidumbre lo genera la autoridad política cuando el mercado cree que puede o no intervenir, no hay forma de hacer predicciones basadas en la "racionalidad económica".