miércoles, 23 de diciembre de 2009

Definiciones

A la persona que ayuda a un delincuente antes que cometa un crimen, se le llama cómplice. Si lo hace después, se le llama abogado.
La importancia de saber definir bien los conceptos explica muchas veces la capacidad para poder aplicarlos.
La definición de riesgo se aplica a aquellas variables que tienen un comportamiento probabilístico y a las cuales puede asociárselas una distribución de probabilidades. En estos casos, se puede trabajar el riesgo mediante los análisis de Montecarlo, con el uso de software como el Crystral Ball, Risk Simulator, Model Risk o Simulasoft.
La definición de incertidumbre se aplica, por el contrario, a las variables a las que no puede asignárseles un comportamiento probabilístico (incendio, terremoto, cambio tecnológico o legal, etc.). En estos casos, se trabaja con los modelos de sensibilidad de Hertz (cómo cambia el resultado si cambia el escenario) o el unidimensional (hasta dónde puede llegar a modificarse el valor de una variable para que el proyecto siga siendo atractivo).
Lo que no puede hacer el evaluador es omitir estos análisis una vez medida la rentabilidad, ya que ella muestra solo uno de tantos posibles escenarios futuros.

No hay comentarios: