martes, 23 de febrero de 2010

Caliente y frio

Tuve que viajar con el torpe esposo de la menor de mis hermanas a Estados Unidos para ayudarlo con unos negocios. Como yo tuve que pagarle el viaje, le señalé que debíamos compartir habitación...obviamente durmiendo en camas separadas. La primera noche me doy una ducha antes de acostarme y veo que él hace lo mismo después. Cuando sale del baño, me dice:
-Te fijaste que tontos y descuidados se han puesto los gringos? Por eso hoy preferimos los productos japoneses o coreanos antes que los de ellos.
-¿A qué te refieres?- le pregunto realmente sin entenderlo.
- ¿Pero no te fijaste que al abrir la llave de la ducha que tiene la letra H el agua sale caliente y no Helada, y que al abrir la que dice C sale fría en vez de Caliente?
Apagué la luz y traté de dormirme para evitar escuchar más estupideces.
.
Con la globalización creciente que se observa día a día, cada vez son más comunes los proyectos que intentan generar un producto exportable. Además de saber el idioma (H: hot, C: cold), es imprescindible conocer la idiosincrasia de cada lugar. Los países tienen culturas, historias, hábitos de compra, actitudes frente a consumismo, acceso al crédito, intereses, prioridades de consumo no solo diferentes entre países, sino muchas veces entre regiones de un mismo país. La publicidad que en algunas partes impacta positivamente (cuerpos perfectos casi desnudos) en otros pueden ser una ofensa. Un mismo producto, entonces, podrá requerir de estrategias de marketing diferencias, impactando no solo en la proyección de costos sino también en inversiones a las que no se da tanta importancia como la promocional.

No hay comentarios: