miércoles, 28 de abril de 2010

La miopía del Banco de Chile

- Hola Roberto- le dice mi primo a un amigo que se paseaba frente a la mesa donde nos tomábamos un rico café Juan Valdez. -Supe que tienes un problema, que el Banco de Chile te cerró tu cuenta corriente.
- Cierto, me la cerró, pero el problema no es mío, es de ellos.
- ¿Por qué? ¿Acaso estabas sobregirado?
- No pues, si nunca tuve siquiera un protesto.
- Eso te pasa por mantener un saldo bajo en caja, por no usar su tarjeta de crédito y por no endeudarte. Te dije que ibas a tener problemas.
- ¿Pero no te digo que el problema es del banco?
- Tú estás loco- le dice riéndose.
- Claro. Otro banco me ofreció llevarme a su banca preferente cuando supo que iba a cerrar las cuentas corrientes del Banco de Chile tanto de mi esposa como la de mis empresas y que retiraría las inversiones en moneda nacional y extranjera de nosotros y de todas nuestras empresas que, como sabes, no tienen ningún pasivo.
- Cierto. El problema es del Banco de Chile
.
Es demasiado frecuente observar, cuando recibimos en algún directorio un proyecto de ampliación aparentemente rentable, que se omiten algunos efectos indirectos sobre los costos del resto de la empresa. Aunque se calculan y consideran con mucho detalle el aumento en los costos directos por requerir más insumos de producción, en los costos fijos por tener que contratar un segundo turno, los efectos del financiamiento de la nueva inversión, los mayores ingresos por venta o los efectos tributarios tanto negativos (por la mayor utilidad) como positivos (por la mayor depreciación), se olvidan que la gerencia administrativa deberá incrementar sus actividades por mayor facturación, cobranza, contabilización, registro de datos, compra de insumos, almacenaje, seguros, etcétera. Muchas instituciones tienen unidades administrativas gigantescas (la Universidad de Chile, por ejemplo, un edificio completo de más de 20 pisos) que han crecido por culpa de tantos proyectos que, al evaluarse, no consideraron estos y otros efectos indirectos sobre la institución como un todo.
Esto hace, a veces, que se acepten proyectos malos por la miopía de decidir sin considerar todos los costos relevantes asociados.

3 comentarios:

Amelita dijo...

jaja... Nassir: ¿no será Banco de Shile?

Nassir dijo...

Con suerte Amela...espera mis próximos dos posteos y veras cosas increíbles de este Banco...perdón...banco

Batman dijo...

Lo del banco Chile pasa en muchas partes. Posiblemente porque no han sabido crecer de manera orgánica, creando descoordinación entre las partes de la empresa. El banco Chile es una muestra de la falta de profesionalización y es un gran ejemplo de cómo se puede generar daños "colaterales" por no ser capaces de invertir en procesos que generen información que, cualquier compañía de seguros tiene.Obvio que en los proyectos estas extrernalidades dañan la imagen directa por quien es afectado, que a su vez se transforma en un agente comunicador negativo. Si el caso es real, lástima por el banco Chile. Pero no me sorprende. He visto cosas peores en este y otros bancos. Saludos profe.