martes, 2 de noviembre de 2010

Los 3 chiflados II (la saga continúa)

- Aló ¿Carlos? ¿Todavía crees que el posteo anterior sobre el Banco Santander fue un chiste? Acompáñame al banco y te demuestro que es cierto. Me acaban de mandar otro vale vista- le digo a un amigo por el citófono de la oficina.
- Vamos- me responde entusiasmado.
Mientras caminábamos, le muestro un Poder firmado por mí como Representante Legal de mi empresa dándome poder a mí mismo para retirarlo. El poder venía impreso en una hoja con el logotipo recién inventado por mí y con la huella digital de mi dedo pulgar al lado de la firma.
- Esto es una estupidez. ¿Cómo se te ocurre que el Banco va a recibir esto?
- Ya verás. Pero hay más. Me pedirán que firme y ponga mi huella digital para comprobar que soy yo el que digo que soy. Te apuesto un café a que pongo otra firma y coloco la huella de otro dedo y no se dan cuenta.
- Hecho- me responde con la seguridad de haber ya ganado.
Llego al banco y en Tesorería me piden el poder. Le explico que me parece raro que yo me haga un poder a mí. Ante la insistencia, le digo que tengo uno en mi maletín, pero que sigo considerando que es irracional.
- ¿Viene en papel con membrete de la empresa y con timbre?
- Papel con membrete sí, pero nosotros no usamos timbre sino la huella dactilar por seguridad. No ve que cualquiera puede mandar a confeccionar un timbre.
- ¡Qué bien!- dice con sincero y positivo asombro. -Vaya a la fila y en caja se lo darán.
Habían 43 personas antes de nosotros y solo una cajera atendiendo a quienes no somos clientes del banco (sucursal Concepción, en plena Plaza de Armas, hoy 2 de noviembre a las 12.20 horas). Antes que nos toque el turno (1 hora y 23 minutos después), le pregunto a mi amigo con qué dedo quiere que ponga la huella dactilar.
...yo te diría con "el del medio" pero te van a obligar a hacerlo con el pulgar.
Cuando me pasan el recibo, coloco una mala imitación de mi firma (claramente distinta a la de mi cédula y a la del poder) y, cuando me dice que debo estampar mi huella digital... uso "el dedo del medio". Obviamente, con los severos controles del Banco Santander, me lo entregan sin ningún problema.
(Ahora me voy a tomar un café, así que la historia continuará).
.
No hay dos proyectos iguales, pero la experiencia acumulada permite a los evaluadores buscar caminos simples para resolver problemas que se pueden presentar como complejos. Por ejemplo, si para medir la rentabilidad de una inversión se utiliza alguno de los métodos de valoración de activos para calcular el valor de desecho, siempre debe incluirse la recuperación del capital de trabajo por ser parte de la propiedad que tendrá el proyecto. Como todo lo que se invierte se recupera, el efecto de un error en su cálculo sobre la rentabilidad es insignificante (solo el efecto del valor tiempo del dinero). Sin embargo, cuando se elabora un plan de negocios, su cálculo merece la máxima precisión, ya que si se determina un valor insuficiente para comprar todos los insumos requeridos, el proyecto no podrá terminar ni vender el producto.
En otras palabras, es innecesario exigirle a un estudio de viabilidad más condiciones que las relevantes para el objetivo de medir la rentabilidad, pero se le debe exigir la mayor precisión para construir el plan de negocios o el programa de implementación.

9 comentarios:

Luis Alberto dijo...

The Spain way ... menos mal que no ayudaron a sacar a los 33

Anónimo dijo...

Un plan de negocio mal desarrollado contra una equivocada valuacion de desecho si que no hay punto de comparacion...

Fernando Ramirez (Concepción) dijo...

Este es el mismo banco que demolió un pilar estructural que hizo que solo los pisos superiores se cayeran con el terremoto...seguramente pensaron que antes del próximo terremoto vendían y otro pagaba los platos rotos

Edinson Delgado Santana dijo...

Increíble.
Si Ud. no fuera una persona seria, creería que es una broma o una difamación para Bco. Santander, pero, considerando su reputación y la de Bco. Santander, creo que la historia es verídica y es lamentable que ocurran cosas así, solo demuestran que muchas veces la gestión se convierte en burocracia innecesaria, cuando no es bien aplicada.

Nassir dijo...

Estimados...yo comenté una situación totalmente real...tengo copia de los primeros documentos y del segundo un testigo y el original eque está en el mismo banco...mi intención es hacer un llamado de atención sobre las decsiones que al interior de las empresas generan un costo real, perciben un beneficio que no miden y luego no elllos mismos no utilizan lo generado.
En un proyecto debemos objetivizar y racionalizar las decisiones.

Edinson Delgado Santana dijo...

Insisto, no dudo que sea real... para nada.
Me sorprende que a esta altura de nuestra "evolución" seamos tan básicos para gestionar y administrar; que quedemos entrampados en una burocracia innecesaria. Lamentable.
Me imagino la magnitud de papeleos innecesarios y pérdida de tiempo que deben tener internamente para algún crédito hipotecario, si para cancelar un vale vista pierden tiempo pidiendo documentos facilmente falsicables. Literalmente Banco Santander, es el "Teatro del Absurdo".

Gonzalo Galvez dijo...

cuando otro posteo? la gente y su esposa quiere mas....abrazo desde cordoba

Nassir dijo...

Estimado Edinson...si supieras lós casos que me han contado en estos días, nos pondríamos a llorar.

Nassir dijo...

Gracias Gonzalo ... me comprometo antes de fin de semana hacerlo y volver a esxribir una vez a la semana como mínimo...es periodo de exámenes y eso me quita mucho tiempo (yo corrijo el 100% de las respuestas)...pero públicamente me comprometo a hacerlo