miércoles, 17 de noviembre de 2010

Domando zapatos

-¿No te compraste los zapatos para el matrimonio de nuestro hijo?- me pregunta muy preocupada mi esposa.
-No Cristi. Los compré ayer, pero como iba a una reunión, pedí que me los guardaran. El sábado en la mañana los paso a retirar.
-¡¡¡Pero si se casa el sábado!!! Te dije que los compraras cinco días antes para que no te duelan los pies con zapatos nuevos.
-No veo dónde está el problema- le respondo con mirada de triunfo- si ayer fue lunes, para el sábado habrán pasado los cinco días.
Ahí se puso a llorar. Debe ser la alegría de ver a nuestro último hijo casado.
.
En evaluación de proyectos existe un indicador financiero denominado Rentabilidad Inmediata para medir, cuando el VAN es positivo, la rentabilidad sobre la inversión del flujo de caja del primer año. Si es menor a la tasa exigida, se recomienda evaluar la conveniencia de postergar la inversión hasta que el primer flujo sobre la inversión logre la tasa exigida.
En muchos proyectos esto no sirve. Por ejemplo, si plantar árboles frutales es altamente rentable, pero los ingresos se empiezan a recibir al cuarto año, no puede postergarse la plantación, ya que el flujo también se posterga.
La Rentabilidad Inmediata debe aplicarse cuando el factor de crecimiento de los flujos futuros responde a variables externas, como la tasa de crecimiento de la población, de la cantidad de vehículos que circulen o del costo de mantenimiento de una máquina por su antigüedad.

1 comentario:

Gonzalo Galvez dijo...

Para calcular la Rentabilidad Inmediata calculo el VAN con los flujos mensuales del primer año?

Saludos