domingo, 5 de julio de 2015

Referencia histórica

  ¿Padrino?
̶  ¡Qué! ̶  le digo cuando me interrumpe mientras veía la final de la Copa América.
̶  ¿Cómo voy a saber cuándo mis hijos entren a la “edad del pavo”?
̶  Si salen a ti, cuando nazcan.
̶  En serio tío. Si lo oí cuando a mi papá le contó que el suyo entró  el 12 de marzo de 2001 a las 16:45 horas. ¿Cómo lo supo?
̶  Porque fue el momento en que coincidimos con su mamá en las ganas de poder tirarlo por el inodoro… igual que a ti ahora (tiene 26 años).

No hay dos proyectos similares que enfrenten escenarios iguales, por lo que lo observado en uno no debe ser replicado en el otro. Los cambios en el entorno, en la posibilidad de conocer otras experiencias o en el respaldo financiero, entre muchas otras, harán necesario siempre estudiar su viabilidad partiendo de cero. Es obvia la importancia de conocer la mayor cantidad de experiencias de otros, pero no se puede asumir, por defecto, que son replicables.
Sí es importante para determinar las variables internas que hicieron a algunos tener éxito y a otros fracasar con una misma idea.

El criterio, como siempre, es más importante que la aplicación de una técnica. Una proyección estadística, por ejemplo, está más asociada a un estudio de pre factibilidad que a uno de factibilidad, ya que usa series de datos o de tiempo que se dieron en condiciones que no necesariamente se mantendrá a futuro.