miércoles, 31 de agosto de 2016

Mujeriego

- No sé cómo mi hijo salió tan malo para hacer deportes - me dice mi compadre mientras mirábamos un día sábado cómo mi ahijado "trataba" de jugar fútbol.
Tentado de decirle que no me extrañaba, ya que para todo salió malo, le pregunto:
- ¿Y tú, eras bueno para los deportes?
- ¿Yo? Excelente...estaba en la selección de fútbol del colegio y participaba todos los años en las olimpiadas interescolares... ¿ y tú?, ¿para qué eras bueno?
- Para las mujeres- le digo distraídamente.
- ¿Tú un mujeriego? pero si con tu esposa fueron novios desde los 14 años... jajajá... no me hagas reir ¿y nunca te pilló?
- No dije eso. Era bueno para las mujeres porque ellas siempre le decían a mi novia que tuvo suerte de encontrarme...por eso pienso que era bueno para ellas. 

Lo primero que se debe buscar al iniciar la evaluación de un proyecto, es determinar si el producto o servicio que se elaborará será atractivo para el comrador. Ya sea por el precio (a veces mayor para descremar un mercado), calidad (a veces inferior para hacerlo accesible a más personas), por las características del producto y su envase, los servicios de pos venta y garantías, puntos de venta, condiciones de crédito u otra que demuestre un factor diferenciador respecto a los de la competencia. Para eso es importante la opinión de los potenciales clientes y no la apreciación personal. Por ello, las preguntas en la investigación de mercado deben ser cuidadosamente redactados y no como me pasó una vez cuando al preguntarme en una encuesta si conocía algún producto bueno para las plagas de ratones, respondí "Claro que sí...el queso".