domingo, 23 de marzo de 2008

No desearás la mujer de tu prójimo

Se cuenta que cuando Moisés leía a su gente los Diez Mandamientos, al llegar a "No desearás a la mujer de tu prójimo" la mayoría se puso a pifiar. Sólo logró hacerlos callar cuando agregó:
- "Esto es lo que dice la ley....esperemos a ver qué dice la jurisprudencia"

Muchos evaluadores creen que la viabilidad legal se refiere sólo al cumplimiento de la ley escrita. Sin embargo, las prácticas regulares en una organización, muchas veces no normadas por ley alguna y ni siquiera escritas o transmitidas formalmente, pueden ser determinantes en el éxito o fracaso de un proyecto. Por ejemplo, cuando en la Facultad de economía de la Universidad de Chile evalué dar un bono de productividad (legal) asociado exclusivamente a un porcentaje del ahorro que los funcionarios no académicos lograran en los consumos de luz, agua, fotocopias y otros, la rentabilidad era altísima. Se invertía cero, por lo que cualquier ahorro daba rentabilidad infinita. Sin embargo, cuando se pagó a fin de año (coincidiendo con el bono de Navidad), hubo una presión enorme del resto de los funcionarios de otras facultades que no iban a recibir ese bono. ¿Cómo era posible que el Mayordomo de una Facultad recibiera un bono mayor que el de igual cargo en los Servicios Centrales o la propia Rectoría?. Lo más increíble fue que cuando se les planteó la imposibilidad de pagar a todos ese bono alto, los "representantes" de los funcionarios pidieron que se los redujéramos a los de nuestra Facultad. Por eso, al evaluar un proyecto en una empresa en marcha debemos preocuparnos especialmente de la prácticas, buenas o malas, con las que acostumbra trabajar la gente.

10 comentarios:

Fernando Romero dijo...

Eso me hace acordar de un dicho que dice "donde no hay ley ni doctrina, manda la costumbre". Y es que los aspectos no regulados legalmente producen mucho riesgo e incertidumbre en los proyectos.

Según Hans Kelsen en su obra "La teoría Pura del Derecho" (1934) la jerarquía legislativa se puede ordenar mediante una pirámide invertida, conocida como la famosa Pirámide de Kelsen. En orden de supremacia, los elementos de esta pirámide son:

1.- Constitución Política o Carta Magna
2.- Tratados Internacionales
3.- Códigos y Leyes
4.- Reglamentos
5.- Decretos
6.- Acuerdos
7.- Circulares
8.- Jurisprudencia
9.- Costumbre
10.- Doctrina

Lo interesante es poder evaluar qué sucede cuando uno de estos elementos se contradice con otro elemento, pues la pirámide ayuda a determinar el grado de obediencia al cual sujetarnos en tal caso.

A este respecto, la Ley que Dios le dio a Moisés era perfecta. Tenía su Constitución (los 10 mandamientos) y demás leyes (escrita en los libros bíblicos de Levítico, Números y Deuteronomio) que alcanzaban a un poco más de 600. Ninguna ley se contradecía con otra. En cambio, el promedio de leyes para Latinoamérica por país está en nada menos que 75000 (bueno, eso fue lo que oí alguna vez) y vaya uno a ver cuántas leyes se contradicen con otras. Al menos aquí en Ecuador pasa a cada rato.

Un abrazo
Fernando Romero M.

Nassir Sapag Chain dijo...

Y te agrego otra cosa Fernando.....Sam Levenson decía que existen alrededor de 10 millones de leyes escritas para hacer cumplir los 10 Mandamientos......e igual no los cumplimos.

Héctor Mario Rodríguez Pérez dijo...

Estimado Don Nassir y Fernando:

Algunas prácticas, aunque estén dentro de lo legal, y bajo las buenas prácticas, pueden afectar nuestros proyectos, como al momento de ejecutarlo posteriormente a su evaluación.

Podremos a ver anticipado los flujos de egreso e ingreso con una alta precisión, y llevarlo a su funcionamiento según lo presupuestado, pero no con muy buenos resultados. Una mala ejecución? personal con desconocimiento del proyecto? o INTENTAR UN CAMBIO CULTURAL TAN RAPIDO como el TRANSANTIAGO, donde la COMUNIDAD no estaba acostumbrada a un sistema tan RIGIDO y MODERNO? que sin embargo es ejecutando bajo las buenas practicas y dentro de lo legal, SIN RESULTADOS POSITIVOS tanto para los USUARIOS como en el cumplimiento de sus OBJETIVOS, como por ejemplo, "REDUCIR LA CANTIDAD DE BUSES", que si analizamos el proyecto, era notable, que otorgaba muchas soluciones, pero que una mala ejecución, dentro de las buenas practicas, lo llevo a ser todo lo contrario.

Mis saludos estimados.

Héctor Rodríguez Pérez.
http://titorodriguez.blogspot.com

Nassir Sapag Chain dijo...

Muy bueno tu ejemplo del Transantiago Héctor. Lamentablemente, estamos a considerar a las personas como números y no como gente con culturas, costumbres y hábitos formados y no fáciles de modificar. No creo que te acuerdes (por tu edad), pero algo similar pasó con la tecnificación de los cajeros del Banco de Estado acostumbrados a llenar grandes planillas a mano y que consideraron la capacitación como un "castigo" en vez de un beneficio....¿o será un simple problema de comunicación?....lo importante es que el evaluador considere los tiempos y costos que demosrará una decisión en ser aceptada.

Oscar Cárdenas Maulén dijo...

Estimado Sr. NASSIR.
Es necesario considerar que existen muchas barreras disfrazadas en términos legales en las evaluaciones de proyectos. Sin embargo ántes de enfrentar las externalidades, miremos dentro de la organización y sus miembros, quiero decir que si algún funcionario tuviera alguna idea brillante y digna de ejecutar como por ejemplo un modelo constructivo para una iglesia católica pero que se encuentra trabajando en una constructora en donde sus dueños son de un credo e idealismo extremo y no desearian trabajar en un proyecto similar. Luego la idea se vota a la basura.
Esto demuestra que de todas las barreras legislativas o externalidades son tan impositivas como los propositos de la empresa con su objetivo, metas y mision.
Otra propuesta válida a mi punto de vista son los proyectos que nacen al interior de los servicios públicos o empresas del estado como ENAER en donde nacen proyectos que tienden a ser de inversion con sustento económico como si fueran a competir con el sector privado pero como no pueden competir con el sector no pueden ejecutarse aunque tengan una validez en el mercado.
Atte
OSCAR CARDENAS M.

Felipe Espinosa P. dijo...

Intervenir la organización es lo más complejo. Las buenas ideas siempre tienen un aparato represor; la gente.

Elvis Espinoza dijo...

Hola Nassir:
Al propósito de tu entrada, recuerdo que hacee años una amigo mío me pidio ayudarlo en un proyecto que consistía en la producción de cajas para los DVDs, sin embargo al estudiar el caso me dí con la sorpresa de que la mayoría de ventas (aproximadamente el 95%) se realizaba al sector de la piratería que en mi país (Perú) está masificado.
Luego de hacer una evaluación financiera, encontré que era bastante rentable, puesto que dichas cajas hasta hace poco solo eran importadas de China y el costo de producirlas acá con material reciclado está por debajo de esa importación.
Finalmente le dí el alcance de mis resultados, sin embargo le dije que esta producción propiciaba la piratería que por demás está claro es ilegal.
Él llegó a un conflicto dado que por un lado favorecía el reciclaje de plásticos y por otro fomentaba la piratería.
¿Hasta que punto tiene razón?

Nassir Sapag Chain dijo...

Gracias Oscar, es verdad que las normas "internas" o los propósitos de la empresa con su objetivo, metas y mision son tan determinantes como las normas legales. Por eso que la intención con el posteo fue llamar la atención sobre este punto que generalmente no es considerado.
Un abrazo
Nassir

Nassir Sapag Chain dijo...

Cierto Felipe, pero las buenas ideas casi siempre ganan. Lo que en un proyecto hay que considerar es el costo de modificar (informar) la opinión de esos detractores.

Nassir Sapag Chain dijo...

Elvis. Lo importante es reconocer que el inversionista puede pensar diferente al evaluador. De ahí la necesidad de ver el estudio de proyectos como la generación de información
Suerte