Invitación a publicar

Estimados

Hemos abierto el periodo de recepción de artículos para el número de diciembre del Journal of Mangement & Business Studies. Pueden acceder a las instrucciones para los autores en:

https://revistas.uautonoma.cl/index.php/jmabs/about/submissions




El IVA en la evaluación de proyectos

El impuesto al valor agregado (IVA) es pagado de manera íntegra por el consumidor final y la empresa actúa sólo como una intermediaria del Fisco, quien lo recauda incluyéndolo en el precio de venta. Es “al valor agregado” porque, cuando compra, le paga al proveedor el IVA que éste incluyó en el precio, por lo que transfiere al Fisco la diferencia entre los IVA cobrados y pagados. Esto explica el por qué muchos profesores proponen no incluirlo en la construcción de los flujos de caja.

Sin embargo, existen tres casos en los cuales el IVA podría afectar la rentabilidad del proyecto. Obviamente, si se considera mínimo el impacto, se podrá excluir, pero por conclusión y no por error:

a.     Cuando la recuperación del IVA y su cuantía son altos, el costo del capital inmovilizado podría afectar la rentabilidad. Supongamos que las compras y ventas afectas a IVA (19%) son las siguientes:

 

El IVA débito corresponde al impuesto cobrado a los clientes y que se “debe” pagar al Fisco, se muestra en la primera fila del cuadro siguientes. La segunda fila muestra el IVA que se pagó en la compra de activos iniciales y en insumos de operación de cada mes.



Al hacer la inversión, la empresa pagó $6.650 de IVA que quedan a su favor como un crédito fiscal. Si el primer mes se paga a los proveedores $1710 y, al vender, se cobra a los clientes $2.470 de IVA, la empresa recaudó $760 más de lo pagado. Sin embargo, como tenía un crédito fiscal de $6.650, este monto queda en la empresa, pero el crédito fiscal baja a $5.890.

Como se observa en la tabla anterior, los meses 2 y 3 se recaudan $1520 y $2280 más de lo pagado, pero, en vez de entregarlo al Fisco, se deduce del saldo del IVA crédito de la inversión inicial. El cuarto mes, se recaudan también $2.280 por sobre lo pagado y, como el saldo del crédito era de $2.090, la diferencia de $190 la debe traspasar al Fisco.

La última fila muestra el flujo del IVA. Si se aplica una tasa de costo de capital del 0,96% mensual, apenas reduciría el VAN del proyecto en $178,8, lo que claramente es irrelevante.  

b.    Cuando se calcula el monto de la inversión en capital de operación, se debe incluir el IVA de las compras, ya que esta inversión es la que permite financiar el desfase de caja que se produce entre el pago de los costos de operación y el cobro de las ventas.

 

c.   Cuando los ingresos están exentos de IVA, se debe incluir en los egresos, ya que la empresa será, para fines tributarios, el consumidor final, al no poder traspasarlo a sus clientes. En varios países, hay servicios que se venden sin IVA (asesorías de sociedades de profesionales, proyectos educacionales, actividades científicas y culturales, derechos de autor o museos, entre otros. En este caso particular, el precio total pagado en la compra, incluyendo el IVA, se debe incorporar en los flujos como un costo que disminuye las utilidades y el impuesto correspondiente.








INCENTIVOS TRIBUTARIOS AL HIDRÓGENO VERDE

 Centrar el tema de la producción de hidrógeno verde a la mera discusión de si se debe incentivar tributariamente a la empresa para que produzca energía no contaminante, o si se debe o no agregar impuestos especiales al consumo de energía verde, es no entender el objetivo de fondo.

Los mayores beneficios de sustituir las fuentes de energía no renovables se asocian con externalidades positivas que, si se llegasen a cuantificar, demostrarían que, posiblemente, todo incentivo tributario a la producción y al consumo, se compensaría rápidamente. ¿En cuánto se reduciría el gasto público en salud por enfermedades ocasionadas por la contaminación o por sus efectos sobre otras futuras? ¿Cuál sería la mayor productividad de los trabajadores que dejarían de enfermarse? Si, como dice el ministro de Energía, en 30 años esta industria podría generar 500.000 empleos, ¿Cuánto se recaudaría en mayores impuestos por este solo hecho, sin contar que a mayor empleo, mayor consumo y mayor recaudación? Esto por nombrar solo algunos.

Chile necesita evaluar sus proyectos y decisiones estratégicas con una visión holística de largo plazo, donde el impuesto se considere como una herramienta para maximizar el beneficio de la población y no como un objetivo.

Publicado en La Tercera (15.01.21)

INCLUIR O NO LA PLUSVALÍA DEL TERRENO EN EL FLUJO DE CAJA




Es frecuente encontrar que muchos evaluadores de proyectos incluyen la plusvalía esperada del terreno cuando calculan el valor del proyecto al final del horizonte de evaluación (o valor de desecho[1]).

Aunque exista certeza de que su precio relativo será mayor a futuro, no se debe considerar como un beneficio atribuible al proyecto y, por lo tanto, debería excluirse. Incluirlo, distorsionará la verdadera rentabilidad, pudiendo incluso conducir a tomar la decisión equivocada de hacer un mal negocio.

Por ejemplo, si diversos estudios llevan a la conclusión objetiva de que el valor del terreno, que se localiza en una ubicación privilegiada, va a subir en el horizonte de evaluación del proyecto, al incluir como beneficio un aumento de su valor, supongamos, de $60, se podría concluir que tiene una rentabilidad, expresada en términos monetarios y valores presentes, positiva de $40.

Sin embargo, si se excluye la mayor y segura plusvalía, el VAN del proyecto sería de $20 negativo.

Como se puede deducir, comprar el terreno y no hacer nada en él, es $20 más rentable (VAN = $60) que instalar y hacer funcionar al proyecto (VAN =$40).

Dicho de otra forma, hacer un proyecto malo sobre el terreno, hace caer en $20 el VAN que generaría su plusvalía.





[1] Tampoco parece correcto denominar Valor de desecho al valor del proyecto al final del horizonte de evaluación, ya que puede sugerir que es algo secundario. Un proyecto forestal que se evalúe a 10 años, no generará ingresos en ese periodo, pero el valor del bosque será, sin duda, mayor que la inversión inicial.
La opción de llamarle Valor residual, se debe descartar, porque en Perú corresponde al valor libro de un activo y, en varios países, a la parte del activo que no se deprecia.
Me parece que Valor del proyecto refleja mejor el sentido del proyecto, ya que incluye la opción de valorarlo por los flujos futuros que generará. En caso de que el horizonte de evaluación coincida con el término del proyecto, sería válido el concepto si existe la posibilidad de venderlo como unidad económica funcionando. En caso que no pueda seguir funcionando, propondría llamarle Valor remanente de la inversión a la suma de los valores individuales de los activos, ya sea que se calculen por el método contable o comercial.

Uso del CAPM, WACC con ahorro tributario y WACC sin ahorro tributario

Estimados seguidores

En el siguiente artículo (que pueden descargar gratuitamente), intento explicar cuándo y cómo usar CAPM, WACC con ahorro tributaro y WACC sin ahorro tributario para calcular el VAN de los recursos propios invertidos en el proyecto.
Los tres llevan a un solo resultado si existe coherencia entre a tasa elegida y la forma de construir el flujo de caja.

Sapag, Nassir. Cómo calcular el costo de capital del proyecto financiado. Universidad Autónoma de Chile, septiembre 2019.

Available at SSRN https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3449907


El vaso ¿medio lleno o medio vacío?

Cuando me preguntan si veo el vaso medio lleno o medio vacío, siempre respondo que solo veo un vaso más grande que lo necesario.
El contenido es el mismo, por lo que se tiene un vaso sobredimensionado. Es lo mismo que cuando se elige una máquina capaz de producir más de lo requerido o de comprar un computador con una capacidad de almacenaje mayor a la que se ocupará antes de que se deba reemplazar.

Pan con banano y cebolla

- ¿Cómo está compadre? ¿Y esa cara? ¿Está enfermo?- le digo preocupado a mi buen amigo Andrés.
- No compadrito. Es que desde que nuestras esposas salieron de viaje hace 12 días, no logro dormir más de dos horas diarias.
- ¡Qué raro! Yo duermo muy bien sin sus ronquidos. Trate de no pensar en ella, lea un libro en la cama, tómese un vaso de leche tibia y se dormirá sin darse cuenta.
- Pero si no pienso en ella. Lo que pasa es que llevo 12 días llegando a las 05:00 de la madrugada y a las 07:00 me levanto para venir a trabajar.


Un evaluador de proyecto no puede sacar conclusiones desde la perspectiva de lo que él piensa. El éxito de la inversión recaerá justamente en saber qué piensa, necesita y valora el potencial cliente. 
Obviamente, si lo que quiere va contra las normas éticas, morales y legales, el evaluador deberá abandonar el estudio o proponer variaciones que no atenten contra sus principios.
Como dije en otra oportunidad, yo no me preocupo de vender los libros que escribo; me ocupo de escribir lo que se vende. Para ello, no basta con los modelos matemáticos o econométricos. Es necesario un conocimiento a fondo de lo que busca satisfacer el cliente. Si quiere comer pan con bananas y cebolla, evaluemos vender pan con banana y cebolla...aunque odiemos el pan, el plátano y la cebolla.

Aborten

En mi familia todos estamos en contra del aborto. Especialmente una tía ya anciana a la que quiero mucho. Un domingo, después de almuerzo la invito a ver la película La Roca (de joven, aunque no me consta que lo haya sido porque siempre la encontré vieja, estuvo enamorada de Sean Connery desde que hacía del agente 007).
Como le cuesta quedarse callada, a cada rato me interrumpía diciendo "¡pero qué guapo es!", "¡éste es hombre, no el que tengo en la casa!", "¡qué buena la película!"...y así, hasta que llega el momento cúlmine donde Nicolas Cage hace un esfuerzo sobre humano para encender dos bengalas con humo verde segundos antes que los aviones lancen las bombas matándolos, probablemente, a ambos. En ese momento, aprieta mi mano y grita:
- Dios mío. ¡¡AYÚDALO POR FAVOR!!
Justo en ese momento Cage, hincado, abre sus manos, se encienden las bengalas y se oye en la pantalla:
- ¡Veo humo verde...aborten...repito Aborten!
En ese momento, mi tía suelta mi mano, se para y me dice:
- ¡Cómo me traes a ver una película que está a favor del aborto! ¡¿y si tu madre te hubiera abortado? No existirías ni me habrías obligado a ver esto!


En proyectos hay muchos términos que llevan a doble interpretación y generalmente confunden. A veces se usan como sinónimos, en circunstancias que corresponden a conceptos diferentes:
- cliente es el que compra y consumidor el que lo usa.
viabilidad corresponde a la posibilidad y conveniencia de hacer el proyecto y factibilidad el nivel más avanzado de la viabilidad.
- valor residual es en algunos países la parte del activo que no se deprecia y, en otros, el valor del proyecto al final del horizonte de evaluación.
- valor de desecho lo usan algunos para definir el valor del proyecto al final del horizonte de evaluación y otros para estimar el valor de liquidación de una máquina usada (a la que generalmente dan poca importancia por la palabra "desecho").
- formulación del proyecto corresponde a la etapa de configuración, donde se obtiene i crea información y se elige la combinatoria óptima (comprar o arrendar, invertir en una tecnología barata de poca vida útil o en una cara con muchos más años de uso, etc.) y preparación a la etapa de construcción del flujo de caja del proyecto, los tres flujos del inversionista, el flujo del banco o el flujo incremental versus el diferencial.
- riesgo hay cuando una variable tiene un comportamiento probabilístico e incertidumbre lo que puede suceder pero no existe una distribución de probabilidades asociada.
- tornado es para el Crystal Ball el resultado de una simulación de Montecarlo y, para el Risk Simulator, una etapa previa para definir qué variables ameritan ser incluidas en la simulación (a su resultado le llama sensibilización)
La lista es mucho más larga, pero eso no es excusa para que estudiemos la definición del concepto que emplearemos en el informe de la evaluación.

Felices Fiestas


Como me bajó el Espíritu Navideño, le escribo un mail a mi ahijado que, afortunadamente, se había ido a pasar la Navidad con sus abuelos en la playa, deseándole una linda Navidad y un Año Nuevo donde logre al fin madurar. En la tarde me llama emocionado al celular:

- ¡Tío! gracias por su mensaje. Mi papá me obligó a llamarlo para agradecerle porque es el único que me envió saludos.

- No tienes nada que agradecerme. No sé qué me pasó que me sentí con ganas de hacerlo.

- También me dijo que prepara algunas palabras para usted- me dice con tono intrigante.

- No es necesario –le respondo con ganas de que corte para ir a ver un partido de futbol por televisión.

- ¡Es corto tío!...”Que esta noche de Año Nuevo colmen su casa la Luz, Paz, Consuelo, Esperanza y Ángeles. No es malo recibir a la Soledad ni  Dolores y contar con Rosario podemos esperar ver a Milagros”.

- Lograste emocionarme como nunca. Es más. Creo que te excediste en generosidad. Con Paz y Esperanza me siento satisfecho- le digo aún sorprendido por su emotivo mensaje.

- No tío, si llegan todas me llama y voy con mis amigos y hacemos una tremenda fiesta de año nuevo en su casa. No ve que mi papá no nos dio plata para celebrar. A ver si me las presenta y consigo que alguna se enamore de mí. Ah…Juan Carlos iría con su novia Ana María…con el resto de mi grupo ninguna niña ha accedido a salir.



Muchas veces las expectativas que nos crean los mensajes publicitarios se logran por saber decir las cosas que el cliente quiere escuchar. Caso más claro que las promesas de los políticos no hay.

Sin embargo, muchos basados en la responsabilidad social empresarial han demostrado que invertir con la verdad trae frutos, quizás en más largo plazo, pero más permanente. No así los que con publicidad engañosa (no por mentir, sino por ser parcial y sesgada) da resultados de corto plazo muy rentabas, pero cuando la gente se da cuenta que el producto recibido no es el que esperaba, el costo hace que esa ganancia se pierda tanto como una confianza que siempre es difícil recuperar.

Hacer que el cliente sepa exactamente para qué le servirá el producto y para qué no, es la mejor inversión en calidad, fidelización y credibilidad.

Dinosaurio

- No sé qué hacer con mi hijo. De nuevo está por repetir de curso. Tú que haces clases,¿ lo puedes ayudar?- me dice compungido mi compadre.
- Claro. Pero que conste que lo hago por ti y no por él- le respondo resignado.
Después de revisar el cuestionario de preguntas que le había entregado su profesor, me senté con él y lo hice buscar en internet las respuestas, como una estrategia pedagógica. 
- Estudia las primeras diez respuestas y yo te haré una simulación de examen en 15 días más- le digo pensando que estaba perdiendo el tiempo.
Dos semanas después, fue a verme con su padre, quien me dice "Creo que lo entusiasmaste con tu método de hacerlo investigar. Está seguro que podrá responderte bien las preguntas que le hagas".
- Lo dudo, pero veamos. Dime Jorgito ¿hace cuántos años se extinguieron los dinosaurios?
- Hace 66 millones de años y 15 días- me responde con total seguridad.
- ¿15 días?
- Si pues, si hace dos semanas vimos que se extinguieron hace 66 millones de años- dice mientras su padre empieza a sollozar.

Muchas veces se gasta un tiempo innecesario en calcular con precisión valores que no afectarán mayormente el resultado de la estimación de la rentabilidad de un proyecto. El software Risk Simulator permite aplicar a un primer flujo de caja aproximado (en nivel de perfil, por ejemplo) el comando Análisis de tornado de la barra Herramientas analíticas. 
Basta hacer clic en la celda donde está el VAN para que al ejecutar el comando el Risk Simulator mida el impacto monetario que un cambio porcentual en cada variable tendrá sobre la rentabilidad, (viene predeterminado ± 10% por defecto pero se puede ajustar), jerarquizándolas de más a menos significativa.
Por ejemplo, en un proyectos informático, el costo de los computadores aparecerá en los primeros lugares, pero si el proyecto es la creación de un cementerio parque, probablemente estén muy abajo en la jerarquía.

Yo te ayudo, tu me ayudas.

-¿Cómo pierdes  el tiempo en responder tantos correos y consultas a tu blog de personas que ni siquiera conoces?- me dice mi señora después de hablar por casi dos horas con Ana María y otras dos con Ely por teléfono (yo pago la cuenta).
-Porque me hacen un favor sin darse cuenta
-¿Ellos a ti?- me dice mientras marca el teléfono para hablar con su amiga Lidia.
-Claro. A esta edad ya no se me ocurren temas para agregarle a la nueva edición de mi libro. Gracias a sus preguntas, veo qué temas debo investigar para agregar o cuáles explicar mejor para que lo entiendan.
-¿Aló? ¡Hola Mary!....apuesto que no sabes qué le pasó a Eliana...


El proyecto de este blog nace hace casi 10 años. Estaba pensado que iría a un grupo pequeño de estudiantes para transformar la imagen de que la Formulación y Evaluación de Proyectos no era la materia densa, teórica y difícil que muchos creen. Para ayudarlos, incluí la sección de preguntas que cualquier visitante podía ver junto con mi respuesta, la que muchas veces era corregida por colegas y amigos que pensaban distinto.
Al principio pensé que la visitaban quienes cursaban la materia por si "salía alguna pregunta de ahí" en algún examen.
Luego me dí cuenta que las visitas no solo venían de todo Chile sino también del extranjero y que muchas consultas las hacían personas que no conocía. Recuerdo, entre otros, a la pantera Rosa  y a Batman, o la última de Maradona.
Me resulta fácil responder, porque la mayoría no ve las preguntas y respuestas anteriores o porque la página solo muestra las últimas. Muchas no he podido responderlas en el momento por ignorancia o duda. Pero me llevaron a buscar la respuesta, a veces a cambiar una opinión o, incluso, a proponer un cambio a algún modelo conceptual que yo mismo enseñé por años.
Dedicarme al blog ha sido uno de los proyectos académicos más rentables socialmente que he tenido por esta externalidad positiva de verme obligado a estudiar para no fallarles.
Hoy, próximo a cumplir las 300.000 visitas, quedo con la tranquilidad de que si han vuelto a mi página es porque han encontrado a lo menos una cosa que les haya servido.
Quiero agradecer sinceramente a todos los que la usaron y disculparme con los que ingresaron y salieron decepcionados. 

Lavarse las manos

-¿Te lavaste las manos después de ir al baño?- le pregunta mi tía a mi primo.
-¿Para qué, si las tenía limpias?- le responde sin inmutarse.
-¡Te he dicho que cuando vayas al baño te las tienes que lavar!
-Eso hice, cuando fui me las lavé al entrar.
-¿Viste que es bruto como su padre?- me dice resignada.
-¿Tú no te las lavas antes?- le respondo con otra pregunta- Porque yo me las lavo antes y después.


La evaluación ex ante de un proyecto genera información al pronosticar los futuros costos y beneficios que se esperarían de un proyecto. Como la predicción perfecta es imposible, siempre es bueno hacer un seguimiento, evaluación ex post, que permita tomar decisiones tempranas si los objetivos y metas no se están cumpliendo, ya sea en costos, plazos u otros. 
Para muchos, la evaluación ex post es solo una ´medición del resultado final de las desviaciones, encontrar culpables e imponer multas.
Lo correcto es evaluar los estados de avance para poder reformular el proyecto con las nuevas condiciones encontradas.

Mujeriego

- No sé cómo mi hijo salió tan malo para hacer deportes - me dice mi compadre mientras mirábamos un día sábado cómo mi ahijado "trataba" de jugar fútbol.
Tentado de decirle que no me extrañaba, ya que para todo salió malo, le pregunto:
- ¿Y tú, eras bueno para los deportes?
- ¿Yo? Excelente...estaba en la selección de fútbol del colegio y participaba todos los años en las olimpiadas interescolares... ¿ y tú?, ¿para qué eras bueno?
- Para las mujeres- le digo distraídamente.
- ¿Tú un mujeriego? pero si con tu esposa fueron novios desde los 14 años... jajajá... no me hagas reir ¿y nunca te pilló?
- No dije eso. Era bueno para las mujeres porque ellas siempre le decían a mi novia que tuvo suerte de encontrarme...por eso pienso que era bueno para ellas. 


Lo primero que se debe buscar al iniciar la evaluación de un proyecto, es determinar si el producto o servicio que se elaborará será atractivo para el comrador. Ya sea por el precio (a veces mayor para descremar un mercado), calidad (a veces inferior para hacerlo accesible a más personas), por las características del producto y su envase, los servicios de pos venta y garantías, puntos de venta, condiciones de crédito u otra que demuestre un factor diferenciador respecto a los de la competencia. Para eso es importante la opinión de los potenciales clientes y no la apreciación personal. Por ello, las preguntas en la investigación de mercado deben ser cuidadosamente redactados y no como me pasó una vez cuando al preguntarme en una encuesta si conocía algún producto bueno para las plagas de ratones, respondí "Claro que sí...el queso". 

Que lance la primera piedra

- ¿Cómo pudiste hacer esto? ¡Te he dicho mil veces que es mejor sacarse un 1,0 que copiar en una prueba!- le dice mi compadre a mi ahijado.
- Es que el profesor salió un rato de la sala y todos lo hicimos- le responde avergonzado por recibir el reto delante de todos nosotros.
- ¡No es excusa! Además, le copiaste al que no sabe y la respuesta que pusiste estaba mala.... -sigue por varios minutos  humillándolo. 
Más preocupado por la angustia de su madre que por mi ahijado (lo que se le diga es poco), me atrevo a intervenir:
- Cálmate Lucho. Es un niño y no sabe lo que hace. Yo creo que ya entendió.
- ¡Es que no me lo puedo explicar!-me responde furioso- desde que entró al colegio le he explicado lo malo que es copiar...
- Lucho- lo interrumpo- el que esté libre de pecado...
- ¡No sabe lo que se pierde!- dice mi ahijado alzando la voz por primera vez.
- ¿A dónde va compadre?- me pregunta mi compadre mientras voy hacia el jardín.
- A buscar piedras- le respondo
- Espérame...yo te ayudo


Muchas ideas de proyecto son innovaciones. Sin embargo, también surgen de la adaptación de ideas de otros o, incluso, de la adopción completa de ella. Por ejemplo, la elaboración de pan con sabores.
Cualquiera sea el caso, lo importante es que responda a un análisis profundo de su viabilidad y que, al tomarse la decisión, corresponda a la conclusión de un estudio serio, completo y consciente.

Optimista

El día de la inauguración de un pequeño emprendimiento que inicié con mi esposa, se acerca un viejo amigo a felicitarme mientras yo miraba mis máquinas nuevas recién instaladas.
-Compadre. Espero que le vaya muy bien con su empresa- me dice mientras me pone un brazo en el hombro con sincero afecto. 
- Gracias amigo...pero no me pida que contrate a mi ahijado.
- ¡¡Qué lindas máquinas!! Deben haber costado muy caro- me dice cambiando el tema.
- Sí. Por eso estimo que me van a durar muy poco.
- ¡¿Pero cómo tan pesimista?! Ojalá le duren mucho. Sea optimista. Si no, seguro que le va ir mal.
- Porque soy optimista espero que me duren poco. Si me va bien, la uso tres turnos diarios y la deberé cambiar antes. Si me va mal, la uso poco y me durará mucho más tiempo.
- Una duda compadrito- me dice susurrándome al oído- ¿es por eso que su señora le ha durado tanto?

Al formular un proyecto, el objetivo es buscar la configuración que haga lo más rentable posible la inversión. No se puede aislar los distintos temas: localización, tamaño, tecnología, mercado, etc. de ese objetivo. A veces, una elección de una tecnología más cara puede hacer la diferencia entre mejores o peores resultados. No es importante reducir costos, sino maximizar los beneficios netos.

Uno, más uno, más uno, igual cinco



  ̶   ¡Gracias tío por invitarme a cazar el próximo fin se semana!  ̶  me dice saltando de alegría mi ahijado.
  ̶   No te invité a ti  ̶ le respondo. Invité a tu papá y él te lleva para que tu mamá descanse un rato de ti.
  ̶   ¿Todavía tiene a sus perros Mart y Nez? Esos sí que son bravos. Tiene que amarrarlos cuando vayamos.
  ̶   Lamentablemente “Martinez” murieron hace tiempo. Si no, los soltaría cuando estés allá.
  ̶   ¿No tiene perros? ¡Pero si a usted le gustan tanto!
  ̶   Dije que se murieron, tonto. No que no tenga. Ahora tengo tres: la Raya, el Pala y la Suma.
  ̶   Esos sí que son nombres raros.
  ̶   Nada de raro, cuando llamo a uno sabe que es para jugar o para que me haga compañía y si llamo a los tres, saben que algo pasa y que deben actuar en equipo para proteger la casa, acorralar un conejo o morder a un ahijado tonto.
  ̶   No le creo… ¿cómo van a asociar que nombre a los tres con que tienen que trabajar juntos?
  ̶   Porque si les digo Rayapalasuma saben que no hay tiempo para nada más y que espero resultados concretos.

Los estudios de viabilidad no son, como a veces se realizan, secuenciales. Son simultáneos y complementarios y se retroalimentan entre sí. Aunque la última etapa en ser terminada es la de la viabilidad económica, ésta se relaciona con la técnica para ayudar a buscar la mejor configuración técnica que cumpla con las normas identificadas por las viabilidades legal y ambiental.
Si en una zona existen restricciones de altura máxima de construcción, límites a la emisión de partículas contaminantes, exigencias de obras de mitigación por eventuales impactos viales negativos, entre muchos más, obliga a trabajar simultáneamente en la búsqueda de una solución que sea técnicamente posible, que cumpla con todas las normas vigentes y que sea económicamente la mejor entre todas las opciones identificadas.