domingo, 29 de junio de 2008

¿Más ricos o menos pobres?

- "¿Por qué estamos tan mal, Pancho"
- "Por la deuda externa, Lucho"
- "¡Pero si yo no me he endeudado!"
- "Tú no, Lucho, pero los políticos de los gobiernos anteriores sí"
- "Ah.... es como el pecado original... la culpa fue de Adán y Eva y nosotros nacemos en pecado"

El efecto de una mala decisión en materias económicas puede tener incidencias negativas sobre muchas generaciones futuras. Pero una buena decisión de hoy, puede hacer que nuestro hijos nazcan en una situación de privilegio. Para ello, es necesario que las decisiones de inversión de los recursos de todos los chilenos se tomen sobre consideraciones económicas racionales y no sobre intereses políticos de personas que privilegian los resultados de corto plazo en función de objetivos electorales. Cuando el gobierno decide "invertir" los excedentes del cobre en instrumentos financieros, la verdad es que está ahorrando y no invirtiendo. Ahorrar es dejar que otros usen nuestro dinero para obtener una rentabilidad sobre la cual recibimos una pequeña participación. En todo caso, ahorrar no es tan malo como "gastar", o sea, destinar esos recursos a fines que no permiten tener más riqueza futura, sino menor pobreza ahora y por poco tiempo. lamentablemente, es lo que se observa cada vez más frecuentemente como estilo de solución a los problemas políticos del gobierno ¿Cuánto les quedará del bono de $20.000 (US$40) al 40% de las familias más pobres que repartió el gobierno? Inversión sería destinar una parte ínfima del presupuesto de educación a subsidiar a los jóvenes talentos de escasos recursos o a disminuir la obesidad mórbida de los jóvenes para evitar los grandes gastos que deberán enfrentarse a futuro por su impacto en otras enfermedades derivadas de ella o a crear fondos de capitales de riesgo para apoyar a los emprendedores que no tienen acceso a créditos. Hoy hace falta un Ministerio de Planificación que se dedique a identificar, evaluar y apoyar la implementación de proyectos sectoriales que permitan una mejor calidad de vida permanente a futuro, en vez de pequeños desahogos económicos para tranquilizar el ambiente político y que no solucionan el problema de fondo.

6 comentarios:

Fernando Romero dijo...

Mi estimado amigo:

En Ecuador pasa algo similar. En la actualidad, también se entrega a los pobres un bono de US$60 dizque para 'paliar' la pobreza. Lo único que hacen es dar una solución de corto plazo, no sustentable y que tiene un fuerte impacto social negativo a futuro, pues ese dinero se obtiene de los excedentes petroleros que, en vez de ahorrarse o invertirse, se destinan al gasto corriente.

Si bien es cierto, desde la óptica keynesiana, un aumento del gasto público es beneficioso para la economía en su conjunto, lo cierto es que, como en todo aspecto económico, se debe gastar inteligentemente.

Existen dos situaciones en macroeconomía: 1) el efecto ingreso, que es cuando el ingreso de las familias se ve aumentado por un bono estatal. Si la curva de oferta monetaria (imaginemos en un plano cartesiano una recta vertical) se mantiene constante, al aumentar el ingreso se aumenta también la demanda del dinero (una recta oblicua con pendiente negativa que se mueve hacia la derecha) y como la oferta del mismo es constante, sucede lo mismo que le pasa a un bien sobredemandado: se encarece. Por ello, aumenta la tasa de interés, haciendo más costosos los créditos y por ello deteniendo el aparato productivo.

El efecto contrario, el efecto liquidez: si el gobierno no entrega ese bono y por tanto ahorra ese dinero, la curva de demanda se mantiene constante mientras que la oferta monetaria (la recta vertical) se desplaza hacia la derecha, el gobierno obtiene mayor liquidez que puede ser invertida en programas, proyectos, gastos de capital y así por el estilo, que impulsan el aparato productivo. Si este se desarrolla, los bancos querrán ofrecer más créditos y un bien sobreofertado se abarata. Por ende, bajan las tasas de interés.

Así que un aumento del gasto del gobierno es beneficioso, sí, pero solo cuando se lo hace de forma inteligente (mejor dicho, cuando el gasto se transforma en inversión). Y ahora que mencionas esto de capitales de riesgo, Colombia tiene muy desarrollado este tema y Ecuador ya lo está implementando. Tanto así que después de 5 años de mantenerme independiente, entro esta semana a trabajar en un fideicomiso que administra capitales de riesgo para pymes. Mi función específica será valorar constantemente tales pymes. Ojalá logre hacer (y aprender) mucho en este tema.

Un abrazo
Fernando Romero M.

Fritz11 dijo...

Lamentablemente en Perú esta pasando lo mismo, creo que ya debe llegar el momento de que sean los profesionales académicos que dirijan y tomen las decisiones importantes de un país y no cualquier "politico" cuyo estado animo depende de la aceptación de la mayoria de la población.

Creo que todo se resumen es esta frase de Confucio,
"Dale un pescado a un hombre y lo alimentarás por un día. Enséñale a pescar y lo alimentarás toda su vida"

Saludos y gracias por los excelentes libros que usted escribe.
Fritz

Héctor Mario Rodríguez Pérez dijo...

Estimado:

El gasto público en nuestro país, gestionado mediante la política fiscal se ha ido contaminando de manera plena por la política. Bonos, un cofinanciamiento para las bencinas como un adulto dándole un dulce un niño para que este se quede tranquilo, todo llevado por gran parte por CAPTAR más votantes para las próximas elecciones. Pero por qué contaminar así nuestra economía, GASTANDO por GASTAR sin FOCALIZAR el gasto publico donde en realidad se necesite para así rentabilizar los procesos y hacer un Chile cada vez mejor?
Pero lo más absurdo que me ha parecido fué el denominado "Gerente del Aire", del cual no quiero comentar...sólo decir por qué no CREAR un PUESTO o CARGO para solucionar problemas de raíz del país como usted bien dice, de ayuda a los emprendedores, o a llevar proyectos de beneficio privado - social, por ejemplo.

Un abrazo,

Héctor Rodríguez Pérez.

Nassir Sapag Chain dijo...

Estimado Fernando. Parece es un problema más global de lo que uno cree. Por eso, independientemente de la política macro, lo que llamamos es a tomar conciencia de la importancia de tener una política de inversiones, lo que hoy no se ap
recia o no se tiene. Aprovecho para desearte lo mejor en tu nuevo trabajo.
Un abrazo

Nassir Sapag Chain dijo...

Gracias Fritz. Muy oportuno y adecuado tu recuerdo de la frase de Confusio. Ojalá los políticos lo entendieran.
Un abrazo

Nassir Sapag Chain dijo...

Lo que observamos en muchas cosas Héctor, es la incapacidad de invertir en proyectos cuyo retorno se obtenga cuando es "irrelevante" políticamente para el que toma la decisión. Casos absurdos son el VAC de hacer un buen camino versus el de parchar. Igual como vemos con la educación, invierten en más en cambiar los termómetros que en sanar al enfermo.
Un abrazo