viernes, 30 de mayo de 2008

Reparación mayor o sustitución

En uno de esos esperados viernes donde nos reunimos los amigotes, como dice mi señora, en el campo para ir a cazar, les comenté que estaba pensando regalarle a mi esposa una operación de cirugía estética.
-"¿Y para qué- me dice uno de ellos. "Si igual dentro de 10 años, con o sin cirugía, va a estar peor que ahora".
-"Si yo tuviera el dinero suficiente para hacerlo, agregaría unos pocos pesos más y cambio a mi esposa por otra más joven". Dijo otro.

Un proyecto que evalúa la conveniencia de una reparación mayor en vez de una sustitución, no debe considerar el desembolso como un gasto, sino como una inversión. No importa que al final del horizonte de evaluación el activo reparado, tenga un valor incluso inferior a lo que podría costar hoy sin la reparación. Lo importante es saber identificar y medir todos los costos y beneficios diferenciales entre ambas opciones. Es posible que los beneficios de una máquina nueva sean mayores que los de la antigua, ¿pero compensará las inversiones?. La máquina nueva podrá requerir de otros conocimientos para ser utilizada eficientemente si la tecnología cambió. Los efectos a considerar son: el ahorro en reparación y la posibilidad de venderla en el estado actual (a veces hay que pagar para que la desinstalen y la lleven, versus la inversión inicial en la nueva; la productividad y costo de operación de la nueva versus la antigua; los cambios en los efectos tributarios de la venta de la máquina vieja y los diferenciales en la depreciación, y el cambio en la proyección de los valores de desecho al término del horizonte de evaluación.
PD: (a mi me sale más rentable reparar.....además que la conozco hace 44 años.....cada vez que falla se donde ajustar para que vuelva a funcionar.......y unos retoques, desabolladuras y pintura nunca están de más).

miércoles, 21 de mayo de 2008

Proyectos de desinversión

Un día en que mi yerno fue a comer a mi casa (la verdad...va casi todos los días), me comentó que iba a pagar un 10% más mensual por un dividendo de lo que paga hoy por alquilar su casa. Cuando le pregunté la razón de su decisión, me respondió...."porque en 25 años más la casa va a ser mía"
-"Cuando se case mi último hijo, venderé esta casa y la cambio por otra más chica", le dije yo
- "¿y en qué va a invertir la diferencia, tío?" -me respondió apresuradamente (ojalá algún día entienda porqué me dice tío)
-"me iré de viaje con tu suegra y me gastaré toda la plata de la diferencia"
-"¡está loco tío, ¿cómo se le ocurre hacer eso? Quédese con esta casa hasta que necesite el dinero en su vejez ... que está tan próxima".
¿Se estará preocupando realmente por mi futuro o estará evaluando que si hago mi proyecto su herencia bajará al valor de una vivienda pequeña más un montón de fotografías de mi viaje?

Al evaluar proyectos en empresas es marcha, hay que diferenciar lo que son proyectos de inversión de los de desinversión. La gente qué valora el hecho de pagar un dividendo mayor al monto de un alquiler está asociando el sacrificio de consumo presente con un beneficio futuro que, estima, es de mayor valor: la propiedad de la que sería dueño en el futuro. A esto, como hemos señalado más de una vez, se le conoce como el "valor de desecho del proyecto". De igual manera deberíamos considerar, cuando evaluamos un proyecto de desinversión (outsourcing, abandono de una línea de productos, reemplazo de un activo de más valor por otro de menor valor) que los activos liberados hoy, si bien generan un ingreso inicial al ser vendidos, disminuyen el valor de la propiedad a futuro. O sea, debe incluirse un ítem "menor valor de desecho" en el flujo de caja. Ésto que mi yerno entiende tan bien, no lo veo en los flujos incrementales de ningún proyecto de outsourcing. Muchas veces el error no se aprecia, porque el valor de la propiedad tiende a cero en el largo plazo. Pero no olvidemos que a veces no es una máquina, sino el valor actual de los flujos promedios perpetuos que se dejarían de percibir.

martes, 13 de mayo de 2008

¿mi señora? ...más rica cada día

Hace 44 años le tomé la mano a la que hoy es mi esposa. Teníamos 14 años. Todas las proyecciones futuras que hicimos a esa edad se han cumplido, aunque nunca en la forma que lo estimamos. ¿cuándo me iba a imaginar que de verdad me casaría con la hemana de mis "cuñaditos", fieles guardianes de todo lo que hacía (o trataba de hacer) con ella. Pero la cosa funcionó...y bien. Quizás algunos "retornos" se demoraron en llegar, pero llegaron. Y mi mujer cada día más "rica", con la familia "producida" que no cambiaríamos por ningún dinero del mundo.

Cuando se evalúa un proyecto, la posibilidad de proyectar todo su comportamiento futuro es imposible. Por eso, siempre debe incorporarse al final de un horizonte razonable de evaluación, el valor que esperamos tenga la inversión realizada. Algunos profesores señalan que no es necesario considerarlo, porque su incidencia en los resultados es insignificante, olvidando que el valor que se le asigna no es el valor de los activos desgastados, sino el valor del flujo que se puede generar con ellos. Muchas veces, este valor será mayor que lo invertido (un bosque), a veces igual (un terreno) y a veces menor (una máquina). Pero una máquina que tiene un plan estructurado de mantenimiento, como una familia, es capáz de seguir generando beneficios altísimos durante muchos años. Claro que algunas deben reponerse, ya sea porque empiezan a fallar o porque las manejamos indebidamente. Por lo menos, sabemos que "técnicamente es viable". Falta por confirmar que exista "la viabilidad de gestión" y que el entorno no cambie demasiado a futuro.. Para todos, nuestros deseos de que su familia sea la máquina bien mantenida que les de dividendos por toda la vida. Con afecto, Nassir y Cristina.

sábado, 10 de mayo de 2008

En Guayaquil con Fernando Romero

En una semana llena de actividades, donde firmamos un convenio de cooperación entre la Universidad de San Sebastián de Chile y Espol, dí una serie de entrevistas de prensa, TV y radio, compartí con profesores de diversas universidades, dicté varias conferencias y participé como profesor invitado del programa de maestría de la Espol, tuve el grato placer de conocer en persona a uno de mis más leales comentaristas de este blog. Me refiero a mi buen amigo Fernando Romero (a la derecha en la foto) un experto en materias que muchos tenemos debilidades: el costo del capital para proyectos de inversión. Contrario a las actitudes de los mediocres, reconozco públicamente que sabe más que yo en este tema y destaco el desinterés por compartir lo que sabe....gracias Fernando. Nos acompaña en la foto Marcelo Brambilla. Un abrazo a ambos. Nassir

Edad para emprender

Mi primera inversión la hice a los 14 años ... le tomé la mano a la que es hasta el día de hoy mi esposa. Jefferson redactó la Declaración de Independencia de los Estados Unidos a los 33 años, Dickens escribió a los 25 "Oliver Twist", Newton formuló a los 24 la ley de gravitación, Verdi compuso a los 85 el "Ave María", El Ticiano pintó la Batalla de Lepanto a los 98, Bernard Show mostró sus mayores genialidades a los 88 años.....para qué seguir.

Cuando alguien quiere hacer algo, no importa la edad. El emprendedor es, por naturaleza, una persona dispuesta en todo momento a realizar un proyecto, ejecutar una obra, escribir un libro o emprender una aventura comercial. El emprendedor confía en sí y en sus recursos y habilidades. No le teme a errar y entiende que más que un fracaso es una equivocación de la que puede obtener una experiencia . Un emprendedor podrá equivocarse muchas veces, pero podrá seguir en sus propósitos. Fracasar es dejar de hacer, abandonar. Los errores se corrigen. El fracaso es el final. Lamentablemente, la sociedad castiga moralmente al que se equivoca, quizás como una manera de ocultar sus propios temores o sus propias y desconocidas equivocaciones y hasta fracasos. La lección que le da a un emprendedor una quiebra o a un médico operar la cadera equivocada sin duda los hacen menos propensos a repetir los errores. Pero ni los bancos lo piensan así ni los médicos tienen la opción de seguir operando.

viernes, 2 de mayo de 2008

Mantenimiento preventivo o correctivo

Una noche noté que había alguien en el patio de mi casa. Rápidamente llamé a la policía. Me preguntaron si el ladrón estaba armado, si estaba solo y si estaba dentro de la casa. Respondí que no sabía, pero que dentro de la casa no estaba, a lo cual me señalaron que iban a enviar a alguien en cuanto fuera posible, porque en ese momento no había nadie disponible. Un minuto después, volví a llamar y dije “Hace un minuto llamé porque había un extraño en mi jardín. No hay necesidad de que se apuren porque ya lo maté con un tiro de escopeta en la cabeza". Pasaron menos de tres minutos y habían en mi casa cinco patrullas policiales, un helicóptero, una ambulancia, el Defensor Penal Público, reporteros de televisión, periodistas y fotógrafos de todos los medios de prensa, un diputado, dos concejales y un grupo de los Derechos Humanos, que no se perderían esto por nada del mundo. El ladrón, todavía en el patio, miraba con cara de asombro el gran despliegue de fuerzas. En medio del tumulto, un teniente se aproximó y me gritó: "¡¡Creí que había dicho que había matado al ladrón!!". Yo le contesté: "Creí que me habían dicho que no había nadie disponible..."

Hace muchos años, mi profesor, colega y amigo Ernesto Fontaine, evaluó en su recordado CIAPEP el que él reconoce como "el proyecto más rentable que jamás habían evaluado: la compra de radiopatrullas para Carabineros, el cual presentó una rentabilidad superior al 2.500% --¡¡¡dos mil quinientos por ciento por año!!!-- proyecto que beneficiaba más a los más pobres". Yo sé que al gobierno de Bachelet no le importa la evaluación social de proyectos. Así lo demostró una ex Ministra de MIdeplan y ahora mi otro amigo, el Ministro de Obras Públicas. Pero la simple lógica hace visualizar que en el tema de la delincuencia los costos de la prevención son siempre menores que los de la corrección. Al evaluar qué tipo de mantenimiento es mejor para una máquina, es posible observar que ambos pueden ser buenos dependiendo de la situación. Efectivamente, a veces es mejor no prevenir fallas y esperar que ella suceda para reparar la máquina. Pero el tema de la delincuencia involucra vidas humanas. Al leer que sólo una persona quedó detenida (y por antecedentes anteriores) en los actos de violencia protagonizados en la "celebración" del 1 de mayo y que todos tuvimos la oportunidad de ver en televisión, creo que algo está fallando en Chile. No se nota la prevención (¿un policía cada cuántos pobladores pobres y cuántos policías por cada autoridad o personaje que alguien consideró "importante"?) ni corrección en el tema de la delincuencia. Este es el mejor abono para la formación de los tristemente celebres escuadrones de la muerte, que decidieron que alguien tenía que hacer justicia.