martes, 23 de marzo de 2010

El diente de oro

Cuando mi abuelo nos pidió que lo ayudáramos, financieramente, a colocarse un diente de oro, todos le dijimos que sería botar el dinero y que optara por un implante normal.
- No pues- nos responde. Si es cualquier diente, ninguno de ustedes pensaría siquiera en extraérmelo después de muerto, pero si es de oro, se pelearían por sacármelo antes de que me entierren.
- Yo te lo financio- le respondí apresuradamente- pero con una condición: tu me compras el alicate.
-¡¿Qué?!- me grita mi esposa con esa cara de espanto que le oculta sus arrugas.
- Obvio. Si lo que se deprecia será el abuelo, pero no el diente. Además, me quedo con un alicate e, incluso, el oro es una buena inversión- le explico con una mirada de superioridad.
- El divorcio...por favor, dame el divorcio- me dice llorando delante de todos.
.
Al adquirir un activo para un proyecto, junto con su precio, debemos pagar el impuesto al valor agregado, IVA . Cuando vendemos el producto elaborado con ese activo también le agregamos el IVA. Sin embargo, la empresa actúa solo como intermediaria entre el fisco y el consumidor final y todo lo que recauda (débito fiscal) por sobre lo que paga (crédito fiscal), debe entregarlo al fisco.
Por ello, el IVA no se incluye en los estados de resultados para calcular el impuesto a las utilidades porque no es un gasto operacional, ni se activa con fines de depreciarlo.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Promología


Cuando le conté a mi esposa que había inventado una nueva palabra, se puso tan feliz y orgullosa que, antes de escucharla, llamó a varios buenos y viejos amigos que compartíamos una tarde de piscina en el campo:
-¡¡¡Nassir inventó una palabra nueva...vengan...vengan!! .
- Sí -les cuento- se trata de promología...la ciencia de la promoción de productos.
Mientras mis amigos me miran con cara de preocupación por mi muestra de senilidad, mi esposa me dice con dulzura:
-Tonto.
.
Cada vez cuesta más atraer la atención de los potenciales clientes para un nuevo proyecto. Por ello, al estimar los egresos en su flujo de caja, se debe considerar no solo el gasto en los medios de comunicación y difusión cuando esté operando, sino aquella que debe hacerse inicialmente para dar a conocer su existencia. El tema ha cobrado tal importancia que, incluso, los políticos han recurrido a agencias internacionales para que les diseñen sus campañas.

Las cifras invertidas en esto no son irrelevantes. Además, en algunos productos el tema del diseño es un continuo, con altos egresos durante el funcionamiento del proyecto como empresa para mantener cierto liderazgo en un mercado muy competitivo.

martes, 9 de marzo de 2010

Termómetro

Como estoy próximo a cumplir los 60 años, mi esposa, que no sabe evaluación de proyectos y por eso no se ha dado cuenta que que hacer efectivo el seguro de vida es más alto que el valor actual de lo que puedo generar en lo que me queda de vida, me obligó a ir al médico para hacerme un completo análisis de mi estado de salud. Cuando regresé, me pregunta cariñosamente:
-¿Cómo te fue mi amor?
- Me dijo que tenía que cambiar mis hábitos alimenticios y sedentarios. Que tenía que cambiar la carne por verduras, cambiar el café por agua de yerba, cambiar el vino por jugos naturales, cambiar los partidos de fútbol de la televisión por 4 kilómetros diarios de caminata, cambiar el tabaco por fruta- le cuento tristemente.
- ¿Y qué vas a hacer?- me pregunta pensando en cómo me puede ayudar.
- Voy a cambiar de médico- le respondo mientras me preparo un café.
.
Cambiar el termómetro no mejora al paciente. Ya se vio con el cambio del examen para la selección de estudiantes para el ingreso a las universidades chilenas.
Si el proyecto no sale rentable, el evaluador no puede modificar los indicadores para mejorar los resultados. Si usó con convicción el criterio comercial para calcular el valor de desecho del proyecto, no puede cambiarlo por el económico si este arroja un resultado más favorable, así como tampoco el método de cálculo del capital de trabajo o la vida útil de los activos.
El esfuerzo por hacerlo bueno corresponde a la etapa de formulación, donde identifica las distintas opciones de configuración y elige la mejor. Si en el mejor escenario el proyecto no es rentable, no puede "torturar" los datos para que la inversión aparezca rentable.
No es tarea nuestra buscar proyectos rentables, sino determinar si es o no conveniente implementar la idea de negocio.

jueves, 4 de marzo de 2010

Haz a los demás lo que quieres que hicieran por ti.

Hace tiempo contaba de un estúpido profesor de marketing que decía que al enemigo (la competencia) no había que desearle el mal sino que hacérselo. Ahora recuerdo que agregaba, riéndose, "aunque algunos digan no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti".
.
Después de este terremoto, me doy cuenta que, además de equivocado, tiene un pensamiento limitado y contrario al de la sana competencia, esa que hace desarrollarse a las personas y a la sociedad.
¿Por qué pensar tan en negativo? Nunca debemos pensar en no hacer el daño que no nos gustaría que nos hagan a nosotros, sino en HACER A LOS DEMÁS LO QUE QUISIERA QUE OTROS HAGAN CONMIGO.
Hoy tenemos la gran oportunidad de quedarnos en la cómoda primera opción o asumir la responsabilidad de incorporarnos activamente con la segunda.
De ustedes depende si ese profesor estaba en lo correcto y yo equivocado, o viceversa.

lunes, 1 de marzo de 2010

Terremoto en Chile

Creí que mi 5º terremoto lo habiá vivido solo, en el campo. Cuando logré salir al patio, mi perro se abalanzó sobre mí y me expresaba las mayores muestras de cariño desde que lo tengo, no se despegaba de mí....como dándome su apoyo. Incluso cuando se cayó la estatuilla de la fuente, se paró a mi lado con cara triste.
Modestos vecinos fueron a mi casa, una de las pocas de ladrillo en la zona, para ver si nos había pasado algo.
Esa noche habilitamos mi jeep para que durmieran niños más pequeños del sector y personas muy humildes me abrieron las puertas de sus modestas casas hasta que aclarara.
En el camino de regreso a Santiago muchos vehículos con fallas mecánicas recibían ayuda de otros automovilistas totalmente desconocidos.
En Santiago, muchos amigos y familiares me han traído desde pan hasta gasolina y hasta mi yerno (que a pesar de mis chistes sobre él, nos queremos mucho) me insiste diariamente que vaya a dormir a su departamento hasta que tengamos agua potable.
Por eso, ahora sé que no lo pasé solo.
Estoy seguro que esta solidaridad nos ayudará a recuperar lo perdido en pocos años, pero si somos capaces de mantenerla a futuro, sin duda que en el mediano plazo podremos retomar las altas tasas de crecimiento de años pasados.
El terremoto ya es un costo histórico o hundido. Hoy más que nunca, los evaluadores tenemos la responsabilidad de ayudar a priorizar la asignación de recursos de la manera más eficiente posible.