miércoles, 2 de mayo de 2012

De tal palo tal astilla

- Este es mi hijo Raimundo, el que está estudiando medicina- me dice orgulloso mi cuñado.
- Mmm... déjame hacerle una pregunta para probarlo- le digo con poco entusiasmo- ¿qué le recomendarías a un paciente que perdió un brazo y una pierna en un accidente ferroviario?
- Pedir limosna- me responde con total seguridad.
.
La etapa de formulación de un proyecto tiene mucha más importancia de la que el común de los profesionales le asigna. No se trata de evaluar un proyecto sino que de ayudar al inversionista a configurarlo de la mejor manera posible. Para ello, se necesitan dos condiciones:
a) identicar todas las opciones para elaborar un producto o prestar un servicio.
b) hacerse asesorar por expertos para asegurarse de que no se omitió alguna opción importante.
En el sector salud, por ejemplo, es relevante plantearle al paciente distintas opciones y no solo la mejor desde un punto de vista médico. Un implante dental permanente es mejor que un puente. Pero si el paciente no dispone de recursos para una solución definitiva, debe dársele la posibilidad de otra que le permita una mejor calidad de vida.