jueves, 7 de marzo de 2013

Se terminó el valor de desecho comercial

Mientras limpiábamos nuestras escopetas para prepararnos a la temporada de caza, se me ocurrió comentarle a uno de mis amigos que había terminado de leer la segunda edición de su libro.
-¿Y qué te pareció?- me pregunta sabiendo que nunca lo voy a herir con la verdad.
-Me llamó la atención la dedicatoria. En la anterior colocabas a tu padre y madre y en ésta solo a tu madre- le digo tratando de eludir su pregunta.
-Ah. Es que mi papá falleció- responde con una gran pena.
 
Como en cualquier negocio, quienes escribimos libros de estudio debemos permanentemente actualizarnos y adecuar nuestro "producto" a las nuevas condiciones de mercado.
La introducción de las Normas Internacionales de Información Financiera, NIIF, (IFRS por sus siglas en inglés) nos obliga a adecuar los procedimientos contables que utilizábamos para calcular los impuestos a las utilidades y el valor de desecho de las inversiones.
Lo más radical es que ya no tiene sentido la valoración de activos por el método comercial, ya que coincidirá con el contable que se irá ajustando a su valor real.
A los que compraron mi último libro, lamento informarles que como "murió" el método comercial, en la próxima reimpresión lo eliminaremos como opción de cálculo y, en los ejemplos y casos del final de los capítulos, se introducirán los cambios en todo lo referido al impacto de las NIIF.