miércoles, 12 de febrero de 2014

Información completa


Mientras miraba mis animales durante las vacaciones llega, sin invitación por supuesto, mi compadre con mi ahijado que, corriendo hacia mí me grita en los oídos:
-¡Tío, tío...¿Vamos a ver las vacas? ¿Veamos si las gallinas pusieron huevos? ¿Me llevas a ver cuántos conejos nacieron? Qué lindo el chivito blanco ¿puedo tomarlo en brazos? Mira los pavitos recién nacidos ¿me regalas uno?! Tío, tío…te quiero ¿puedo quedarme todas la vacaciones contigo?
-Javier- empiezo a decirle. -Tú sabes que yo a ti te quiero…
-Tío -me interrumpe con cara de felicidad.- Qué emoción, primera vez que me dices que me quieres.
-¡Déjame terminar y NO SIGAS DICIÉNDOME TÍO, SOY TU PADRINO! Te estaba diciendo que te quiero ver siempre lo más lejos posible de mí.


 
Antes de iniciar un emprendimiento, es preciso conocer a los clientes potenciales sobre los cuales se hará el esfuerzo de marketing para lograr captarlos e interpretar correctamente su comportamiento, motivaciones, intereses y cualquier cosa que facilite el plan de marketing que se deberá valorar e implementar.
No pueden sacarse conclusiones con una parte de la información, por muy positiva que parezca.
Mucha gente no dice lo que piensa sino lo que cree que le corresponde decir para dar una impresión de importancia, sabiduría, seriedad u otra que no siempre es la real. ¿Cuánta gente compra un vino más caro que el que acostumbra beber cuando invita a alguien a cenar a su casa? Los menos, como yo, guardamos el mejor vino para cuando estamos solos con mi esposa e hijos.