domingo, 24 de julio de 2016

Que lance la primera piedra

- ¿Cómo pudiste hacer esto? ¡Te he dicho mil veces que es mejor sacarse un 1,0 que copiar en una prueba!- le dice mi compadre a mi ahijado.
- Es que el profesor salió un rato de la sala y todos lo hicimos- le responde avergonzado por recibir el reto delante de todos nosotros.
- ¡No es excusa! Además, le copiaste al que no sabe y la respuesta que pusiste estaba mala.... -sigue por varios minutos  humillándolo. 
Más preocupado por la angustia de su madre que por mi ahijado (lo que se le diga es poco), me atrevo a intervenir:
- Cálmate Lucho. Es un niño y no sabe lo que hace. Yo creo que ya entendió.
- ¡Es que no me lo puedo explicar!-me responde furioso- desde que entró al colegio le he explicado lo malo que es copiar...
- Lucho- lo interrumpo- el que esté libre de pecado...
- ¡No sabe lo que se pierde!- dice mi ahijado alzando la voz por primera vez.
- ¿A dónde va compadre?- me pregunta mi compadre mientras voy hacia el jardín.
- A buscar piedras- le respondo
- Espérame...yo te ayudo


Muchas ideas de proyecto son innovaciones. Sin embargo, también surgen de la adaptación de ideas de otros o, incluso, de la adopción completa de ella. Por ejemplo, la elaboración de pan con sabores.
Cualquiera sea el caso, lo importante es que responda a un análisis profundo de su viabilidad y que, al tomarse la decisión, corresponda a la conclusión de un estudio serio, completo y consciente.

No hay comentarios: