martes, 6 de octubre de 2009

Prohibido comer

Hace unos años, un médico de la Universidad de Chile me diagnosticó cáncer de huesos (era un virus, pero me sacó dos costillas y un montón de dinero). En la seguridad de que me iba a morir en pocas horas y estando en cama después de la operación, siento el aroma de pasteles árabes recién hechos. Es lo más rico que sabe hacer mi esposa y a mí me encantan. Como pude, me levanto de la cama con mucho dolor y camino hacia la cocina, siguiendo el aroma. Sobre la mesa veo varias bandejas de pasteles recién horneados, me acerco y tomo uno con mucha dificultad, sintiendo que mi tremendo esfuerzo había valido la pena. Sería como mi último deseo. Repentinamente... ¡¡¡zás!!!... siento un fuerte golpe de cucharón en la cabeza que casi me hace caer dada la debilidad de mis piernas. Tratando de no caerme, me giro y alcanzo a ver a mi esposa con un cucharón en la mano, diciéndome:
- Ni se te ocurra comer....! ¡son para el velorio...!
Hay proyectos estratégicos, pero hay estrategias de proyectos. Una de ellas es anticipar los escenarios posibles (por ejemplo, cómo podría reaccionar la competencia) y preparar los planes de contingencia para enfrentarlos a tiempo. Cada opción de reacción tendrá costos y beneficios distintos, por lo que deberán evaluarse antes de definirse por uno de ellos. Posiblemente esto demande más trabajo del evaluador, pero sin duda el inversionista valorará disponer de este antecedente para cuando deba estar administrando su negocio. Incluso es posible anticiparle que, frente a un determinado escenario, lo que deberá hacer es abandonar el proyecto y asumir la pérdida antes que seguir acrecentándola.

1 comentario:

Roberto dijo...

Interesante propuesta, pero en la vida real evitamos complicarnos con más de lo que se espera.